Por circunstancias personales, me mantendré desconectado del blog durante un tiempo. Espero volver lo antes posible.

Gracias por vuestra comprensión y un saludo a todos.

viernes, 11 de septiembre de 2009

La bofetada que nos espabila


...Y que no nos tumba. Así por lo menos lo veo hasta ahora. A mí tampoco me está gustando lo que estamos viendo de la selección nacional hasta el momento. La derrota frente a Serbia y las agónicas victorias frente a Gran Bretaña y Eslovenia evidencian una regresión en el juego de España, incapaz de mantener el nivel defensivo durante los 40 minutos de los partidos, y demostrando una ceguera ofensiva sin paragón.

Desde mi punto de vista, hay un error de concepto en la formación de la plantilla. Si después de 30 días de entrenamientos continuados con el grupo, lesiones aparte, los automatismos necesarios para rodar a un nivel aceptable los aspectos tácticos y físicos se encuentran en niveles ínfimos, es que hay un fallo inicial grave.

En primer lugar, hay diferencias notables en la dirección de juego respecto de campeonatos anteriores. Es cierto que la lesión de Calderón nos trastocaba los planes de inicio, pero ninguno de los seleccionados está rozando el mínimo exigible para un campeón del mundo. Pensar que Ricky Rubio, con sus 18 años, puede atesorar la dosis de experiencia necesaria para saber lo que hay que hacer en cada momento es de locos. Llamarlo fue una gran idea, pero ni mucho menos para que sea el base que más minutos juega, y el que debe rifar los balones complicados de los momentos decisivos de los encuentros. Lo que sí es de traca es lo de los otros bases. Raúl López puede ser un enorme manejador de balón, puede ser cumplidor en el tiro exterior y en la dirección, pero eso es algo que se asume en un base campeón del mundo. Lo preocupante es que no tenga argumentos físicos suficientes para solventar situaciones de pressing de un único jugador, véase partido contra Serbia. Cabezas es el caso contrario: intenta suplir con esfuerzo su carencia de recursos técnicos. Sin embargo, a estas alturas de la película no sólo sirve eso. Creo que lo he repetido muchas veces: Para ganar no basta ser bueno, sino hacer las cosas mejor de lo que lo hacen el resto de los buenos. ¿Desgana? ¿Apatía? ¿O simplemente impotencia? Hemos vendido la piel del oso antes de cazarlo.


En segundo lugar, la tendencia de Scariolo hacia "los bajitos". ¿Acaso vamos a ser capaces de resolver un partido con una presión asfixiante desde el "roba y corre", si los "altos" de ellos corren más que los nuestros? ¿Cómo se come que Navarro haga las veces de Carlos Jiménez, jugando de alero, y quedando emparejado n-veces cuando n tiende a infinito con un alero que le saca 10 o 12 centímetros, y sobre todo, le saca de quicio? Si Llull lleva jugando toda la temporada de base en el Real Madrid, y haciéndolo de manera notable, ¿por qué le cambias el roll ahora? Señor Scariolo, usted sabrá mucho de basket, pero también es humano y se equivoca. Al menos reconozca que se ha equivocado en la confección de este grupo.

En tercer lugar, el retiro de la selección de Carlos Jiménez nos obligaba a encontrar a un jugador de similares condiciones. Dado que ni Sergio Llull, ni Víctor Claver ni Carlos Suárez, ni Sergi Vidal, ni Saúl Blanco, ni Grimau... (¿sigo?) tenían experiencia con la selección (miento en los casos de Vidal y Grimau), ¿por qué no buscar entre ese grupo de jugadores a alguien de similares características que el gran capitán? Recuerdo haber comentado al respecto. Sigo manteniendo la misma postura. En el resto de Europa existe tendencia alcista. Nosotros somos más chulos, y ganaremos los partidos desde la dirección... ¿a quién queremos convencer?

En cuarto lugar, durante el partido frente a Eslovenia evidenciamos un cierto desmembramiento del grupo de 12. Jorge lesionado, de acuerdo, pero me pesa mucho tener que decir eso de... ¡y gracias! Porque si bien Garbajosa ha sido durante años un bastión seguro y efectivo, sus lesiones, sus idas y venidas de equipo, sus pajas mentales o no se qué razón, están transformándole en un tío irregular, desacertado y lento. Adiós al pornoplayer, adiós al tiratriples-piesdeplomo de la final en Japón frente a Grecia. Urge encontrar un ala-pívot fiable. Ya voy colocando carteles en mi ciudad... ¿Guillem Rubio, Jordi Trías, Pablo Aguilar? ¿Quién da más? Me da igual el nombre, pero necesitamos para próximos campeonatos encontrar a ese jugador que aporte tenacidad defensiva y fluidez en ataque.


Y encima, 9 tocados. ¿Tocados por una varita? Curioso que los que no están tocados son los que menos edad tienen... os acordáis de: ¿Y si Pesic tuviese razón?

De todas formas, no hemos caído aún. Como ese boxeador que recibe una soberana manta de palos pero no termina de caer, así está la selección ahora mismo. Lo que no nos mata, nos hace más fuertes. Al menos en eso sí hemos salido beneficiados de lo que llevamos de campeonato. En tiempos remotos, ni Olimpio Cipriano no había visto un balón en su vida o cuando Cheng Jinghua acababa de salir del cascarón, sus hermanos mayores ya nos habían dejado en ridículo. De ahí sí que tardamos tiempo en levantarnos. Ese es el motivo para la esperanza. El hecho de que existan mimbres (y experiencia) para hacerlo mucho mejor de lo que lo hemos hecho hasta ahora. Próxima estación: Turquía.

¿Resulta demasiado épico remontarse al clásico de Survivor, Eye of the Tiger?



14 comentarios:

Dr. Basket dijo...

Mr. BA-LON-CES-TO en un partido de la segunda fase también prescindió de Sergio y Berni. Y Pau y alguno más acabaron fundidos en la semifinal.

No pasa nada porque el día en el que nos juguemos las castañas, se acaben las rotaciones. Eso lo hacen y lo harán todos los entrenadores. El problema fue que tuvimos que recurrir a la épica mucho antes de lo previsto.

Antes de enterrar a determinados jugadores, esperemos a ver cómo va la segunda fase, que igual hay que echar mano de ellos.

Saludos.

costalgaraldals dijo...

veo que la selección nos llena de contradicciones, de dudas, que si la gomina no funciona, que si estamos rotos físicamente ... lo mejor es que mañana me sentaré delante del televisor y veré en que acaba todo esto... más de lo mismo o si por lo contrario se hace la luz ¡¡¡

J-Bo dijo...

Las estamos pasando moradas y lo que nos queda... pero no me digáis que es mucho mejor ir ganando de 20 desde el primer cuarto, que ganar de uno en el último segundo!

Mo Sweat dijo...

Yo espero que a la hora de la verdad todo mejore y vaya como en los anteriores campeonatos, en todo caso lo del Eye of the tiger no estaría de más; ese tema motivaría a un difunto...

Saludos.

Pirrimarzon dijo...

@Dr Basket: yo no critico el método de las rotaciones de Scariolo, sino el error de concepto en la configuración de la plantilla. Hemos pasado de ser un equipo compensado en todas las posiciones a un grupo de bases y pívots que se las ven canutas para resolver situaciones de 1vs1 de otras posiciones. Además el tono físico de TODOS los jugadores es pésimo, y no sólo de los que han estado lesionados. Eso sí, la mayoría de ellos tienen una clase tremenda.

@costal: Optimismo sí, sobreconfianza y apatía no. Espero que la selección haya aprendido la lección.

@J-Bo: también existe la componente psicológica de haber llegado a la competición con una derrota en un amistoso (a lo que no estamos acostumbrados). Si hubiésemos ganado a Lituania de 20 en ese partido de Vilnius, otro gallo hubiese cantado. Pues lo mismo con los márgenes de victorias y derrotas del resto de partidos...

@Mo: Si en esta corriente estamos todos, Mo. Creo que la mayoría de los que empezamos a ver motivos de preocupación en esta selección, todavía seguíamos detectando suficientes argumentos positivos como para ser optimistas. Claro que hoy somos menos optimistas que hace 10 días...

Saludos

General Espartero dijo...

La rotación que se aprecia es la molesta tendencia de poner a un base y luego a Llull de 2 y a Navarro de 3. Personalmente no me gusta pero a favor de Scariolo hay que decir que por lo menos es consistente con sus ideas.

Del resto mejor no hablar, España no está jugando como un equipo sino como una serie de jugadores que salen a sacar el partido adelante como sea (hablo del partido ante Eslovenia). Como son muy buenos se ganó pero tiene pinta de que más adelante será insuficiente.

Lo de las lesiones y todo eso es un problema más pero que no se desvíe la atención porque no es el problema principal.

saludos!

Jacobo Rivero dijo...

La falta de experiencia de Suárez o Blanco no debería ser ningún problema. Marc Gasol fue al Mundial de Japón sin tocar balón en el Barça y Pepu supo acoplarlo perfectamente en un engranaje colectivo.

Suárez, cuyo maestro fue Carlos Jiménez en el Estu creo que encajaba a la perfección. Pero es opinable.

Lo que me parece más vergonzoso es la prepotencia con la que nos hemos vendido antes del Europeo. Poco menos que sólo nos valía el oro. Yo esta actitud me parece lamentable, países como Eslovenia tiene un merito baloncestistico mayor que el nuestro.

Si se pierde la humildad se pierde la filosofía que nos hizo ser algo. Desde luego yo soy de los que piensa que el error fue echar a Pepu, y dejar que la FEB se crean los más listos del colegio, con su presidente como el más chulito.

Veremos que pasa ahora, pero yo lo veo mal. La gomina nunca me ha gustado.

andy dijo...

BUENA INFORMACION, TE INVITO A VISITAR MI BLOG, YO VISITO EL TUYO A DIARIO. MI BLOG NO TIENE MUCHOS VISITANTES. TE PROPONGO QUE ME PONGAS EN TU LISTA DE BLOGS CON EL NOMBRE BIENVENIDO A LA NBA Y YO HARE LO MISMO CON TIGO. MUCHAS GRACIAS

NBA LAKERS dijo...

Es cierto, no convence mucho España... o al menos no es lo que se esperaba...

Ojo, hasta ahora... capaz después mejoran en su juego...

Gran blog, Pirri! Sigue asi!

Pasate por el nuestro ;)

Un abrazo!

--NM--

dennis_mora91 dijo...

Lo que creo que está pasando es que la mayoria pensábamos que esto seria un paseo, exhibición tras exhibición y vemos ahora que nada de eso, que hay que lucharlo, que el equipo contrario también juega y pone las cosas dificiles, a parte de que jugar contra contra nosotros les hace dar un plus al resto de equipos

Pirrimarzon dijo...

@General: Una cosa es que tenga sus ideas, y otra es que esas ideas sean asumibles para hacer frente a un nivel baloncestístico superior al que Scariolo está acostumbrado. Mucho scouting, mucho informe, mucha estadística, y no se sabe interpretar nuestras carencias y las virtudes ajenas, y así nos va. Fijaos hoy en el partido contra Turquía... ¡Qué fácil, no está Okur! Y te salen un Asik o un Erden a dar estopa y a pillar rebotes. ¿Queremos hacer lo mismo con Garbajosa? O lo que es peor ¿hacer lo mismo con Navarro de 3? Por favor...

Pirrimarzon dijo...

@Jacobo: Exacto. Pepu reconoció que teníamos falta de un jugador de las características de Marc, y la apuesta resultó útil y positiva. En esta ocasión no es que hayan faltado apuestas, porque jugadores teníamos para sustituir a Carlos Jiménez, pero no hubo coj... de llamar a Carlos Suárez o Saúl Blanco por su falta de experiencia. ¿Experiencia? ¿Para qué le ha servido a Raúl López la experiencia? ¿Y a Carlos Cabezas?

@andy: Bienvenido a esta bitácora, Andy. Para poder intercambiar links, dime primero la dirección de tu blog, que se te ha olvidado... Gracias por visitarme y comentar.

@NBALakers: Desde tu país, ¿qué tipo de impresión os estáis llevando del campeonato que está realizando España? ¿Quién creeis que puede ser el nuevo favorito?

@Dennis: Posiblemente ha habido cierta confianza por las ausencias rivales, pero resulta que todos los países sacan a jugadores jóvenes de enorme proyección cuando sus estrellas principales no acuden. Con Turquía nos ha pasado lo mismo. Sin Okur, los nombres de Asik o Erden no asustaban, y sin embargo son los que han aportado intensidad y anotación para desgracia de nuestro equipo. Ahora no se puede fallar contra Lituania y Polonia. Me huele mal.

Saludos!!

Rubinho1369 dijo...

Scariolo tiene parte de culpa, como en la selección de los jugadores, las tácticas, etc, pero no de que no entren los tiros libres.

Saludos!

Pirrimarzon dijo...

Lo de los tiros libres es una cuestión de confianza, y la confianza se adquiere con el buen juego. No podemos separar esta cuestión, Rubinho.