Por circunstancias personales, me mantendré desconectado del blog durante un tiempo. Espero volver lo antes posible.

Gracias por vuestra comprensión y un saludo a todos.

viernes, 29 de enero de 2010

De deliberaciones, All Stars y otros inventos


A estas alturas ya no os voy a desvelar los titulares y suplentes del All Star del mes próximo. ¿Qué os voy a decir que ya no sepáis? De todas formas, trataré a aportar mi granito de arena en todo este asunto.

Se ha hablado mucho de las críticas de Chris Kaman, pívot de LA Clippers, a la posible (y luego cierta) elección de Pau Gasol para el All Star. Admitiendo la obviedad de que cada uno arrima el ascua a su sardina, vamos a levantar todas las cartas y que se rompa el juego, veremos quien lleva razón entonces.

Si Kaman (o cualquier otro) quiere utilizar estadísticas, allá vamos:

PosiciónJugadorEficiencia
1LeBron James31.4
2Chris Paul28.1
3Chris Bosh27.0
4Kevin Durant26.2
5David Lee26.1
6Tim Duncan25.9
7Pau Gasol25.5

¿Dónde está Kaman? El 30, con 20.7 de valoración. ¿No decías que no lo merecía? Pues ahí tienes los datos objetivos que te rectifican. De hecho, aplicando ese coeficiente, el que tendría más razones para cabrearse es David Lee, quinto en esa clasificación, pero como juega en New York (Conferencia Este), pues verá el partido desde casa. ¿Y Marc Gasol? Pues sigue estando por encima de Kaman, con 22.1 de valoración. Se le acaban los argumentos al buen alemán (de pasaporte).

Más flancos, que estoy en racha. Tema Derrick Rose. Me parece estupendo que la NBA tenga sus intereses comerciales, que Chicago es un mercado enorme del que hay que sacar beneficios, y que la sombra de Jordan es alargada. Pero de ahí a meter con calzador a Rose entre los reservas del Este... Stern, aunque te disfraces de cónclave de entrenadores, se te ve el plumero (metafóricamente hablando, claro). Para mí la temporada de Rose es discreta, enmascarada por su facilidad para hacer puntos, pero ensombrecida por su insulsa labor de dirección. ¿Base director? ¿Para qué? Hay galones que se ganan en el campo que no pueden conseguir anotando, y Rose ahora mismo dista mucho de ser el cerebro/jugador franquicia que los Bulls deseaban cuando le draftearon. ¿Podrá convertirse? Posiblemente, pero no ahora. Fijaos lo que le ha costado a Deron Williams, que sí cumple esa condición, ganarse un puesto en el All Star. Ese billete no debería ser tan barato en el Este.

Caso Horford. Pues más de lo explicado antes. David Lee no va porque es de los Knicks (y me extraña que Stern no haya metido la mano en el saco para premiar a la franquicia fetiche), y va Horford, que no es ni la primera, ni la segunda, ni la tercera opción en los Hawks. ¿Cosas más raras se han visto? Pocas, muy pocas. ¿Y Brook Lopez? Desaparecido en combate, como está en los Nets... y los Nets van a ser traspasados a Brooklyn, pues no nos interesa. More of the same.

En fin, que mi granito de arena sea punto de inflexión para nuevos debates, y este blog el foro para discutirlo. En vuestras manos lo dejo.

miércoles, 27 de enero de 2010

Carta abierta a Paul Shirley

Antepongo mi rechazo al planteamiento de Paul Shirley sobre la negación de ayuda a Haití, pero también he tenido la prudencia de leerme el texto entero, y mi conclusión al respecto es que parte de premisas falsas. Él afirma que el pueblo haitiano es responsable y consecuente con sus propios designios por voluntad propia. Más o menos, que "se lo han buscado". Como si el pueblo haitiano hubiera rezado desesperado para que le cayera encima un desastre de esta magnitud. Como si la tasa de natalidad fuera responsable de este desastre. Tendrás un verbo fácil, Paul, pero no tienes ni idea del mundo sobre el que estás de pie. Tampoco te culpo, ya que seguro que sólo eres consciente de la realidad que te venden desde tu país, entre el anuncio de Taco Bell y el de Muñecos hinchables que bailan y saludan como idiotas. Una ventana abierta a la realidad, demasiado pequeña para ver por los costados. En el argot ecuestre, quítate las orejeras, macho.

Lo que no dice es que los responsables de la esquilmación de riqueza y potencial económico de la isla de la Española fueron los propios imperialistas francesas, españoles o estadounidenses que a su vez contribuyeron para mantener su guarnición de esclavos procedentes de África en esa isla; que son los propios servicios de inteligencia los que mantienen y sustentan a los gobiernos de esos países bajo intereses ocultos, que les abastecen de armas a cambio de sometimiento. Por mucho que se revele el haitiano, contra las armas poco pueden hacer, porque además todo se enmascararía con un "revuelta popular, linchamiento, matanza justificada", y punto en boca.

Además, habría que enseñarle a Shirley algo de filosofía, que recuerde el mito de la caverna de Platón, si es que lo estudió algún día. Esa gente en Haití (o en cualquier otro lugar del mundo) no puede aspirar a algo que no sabe que existe, no puede liderar un proyecto de reconstrucción con las manos vacías. Y por manos vacías no me refiero a material humano y físico, sino la falta de conocimiento técnico, cultural y disciplinario, herencia de los muchísimos años de esclavitud y subdesarrollo forzado. Y esa evolución es cuasiestática, a saber.

Conozco a una persona que ha estado realizando un voluntariado en Perú que me hablaba de la poca o nula predisposición al cambio positivo en lugares desfavorecidos. Si no puedes convencer a una persona de 40 años para que se lave las manos todos los días antes de preparar la comida, en prevención de la contaminación de los alimentos y de la propagación de enfermedades, es que hay mucho camino por recorrer. Son muchas generaciones enteras las que acarrean tal desfase en el desarrollo que el cambio parece imposible, incluso dando apoyo in situ. La población más permeable al cambio es la más joven, más inexperta pero menos condicionada por las tradiciones. Ahí sí que hay que ser decisivo.

En definitiva, Paul, que si pretendías cubrirte de gloria saliendo en las noticias, lo has conseguido, pero la próxima vez infórmate. De paso aprende a jugar a baloncesto, figura.

Jugadores que están (pero no están)

Siempre me pregunté para qué serviría tener una plantilla con jugadores, entre los cuales había una selección de inactivos perennes, lesionados o no. Cupos de plantilla, axiomas deportivos... ¿qué me estáis contando? ¿No os da la impresión de haber visto a muchos jugadores exclusivamente en las presentaciones de los equipos, agitando toallas o en páginas de rosters? Porque a mí me pasa eso. No sabes ni como juegan, sus virtudes o defectos, casi ni sus caras.

Me gustaría hacer una recopilación de esos jugadores a los que, por motivos diversos, no podemos disfrutar/sufrir en la NBA. ¡Ojo! No se trata de una crítica a esos jugadores (o tal vez sí). Fijaos que un candidatable a entrar en lista podía ser por ejemplo Marcus Haislip, que no es ni mucho menos un mal jugador, y aquí en España damos buena fe de ello. Lástima que el PAO se me haya adelantado (por fortuna para él, claro).

Jerome James (Chicago): Hizo una serie de playoffs normalita hace muchos años con Seattle, firmó un contratazo, se lesionó y luego pasó cual patata caliente por Chicago a New York y viceversa.

Aaron Gray (New Orleans): Adquirido recientemente desde Chicago, su primer año apuntaba maneras, pero no gozaba de la confianza del entrenador. Yo le vi cosas en su día, pero hace tanto que no me extrañaría que se hubiese estancado.

Patrick O'Bryant (Toronto): ¿Fiasco del draft? Ni idea, pocas veces le he visto jugar. Tiene planta, eso sí. Ahora, ni mucho menos justificado su elección, y ya va siendo hora de que se reivindique.

Yakhouba Diawara (Miami): Se supone que especialista defensivo, se supone. Francés para más señas. Fuerte, atlético,... como baluarte defensivo sería fantástico (si tuviera minutos)

Ian Mahinmi (San Antonio): Bigardo portentoso del que se duda que sepa jugar a baloncesto. Francés también. Si recibiera lecciones, y las aprendiera, podría ser un buen Boni N'Dong.

Mike James (Washington): En Toronto tuvo una temporada de 20 puntos por partido, siendo titular por delante de Calderón, y con porcentajes realmente aceptables. Oasis en el desierto... ¿o poca continuidad?

Brian Cook (Houston): Dicen que tiene buena mano desde el perímetro, dicen. Por lo poco que le he visto creo que es más blando que el blandiblú.

Hamed Haddadi (Memphis): El iraní no cuenta con minutos por la competencia con Marc Gasol y Hasheem Thabeet. En los JJOO apuntó maneras, y sobre todo altura, quizá recalar en Europa podría ser positivo para él.

Marcus Banks (Toronto): Base fuertote que cuenta cero para Triano.

Chris Quinn (New Jersey): Base debilote que cuenta cero para Vandeweghe.

No incluyo a novatos, porque es casi de ley no escrita que no jueguen mucho el primer año, sobre todo los de segunda ronda, así que ya les daré un repaso el año que viene.

Insisto en que no es una crítica hacia los jugadores por su calidad, talento o cualidades físicas. Simplemente tengo la impresión de que con muchos de ellos estaremos siempre en la duda de si podrían haber hecho/significado mucho más de haber jugado en equipos de inferior categoría, viniéndose a Europa por ejemplo. Recuerdo que Mike D'Antoni, Audie Norris o Brian Jackson pasaron por ello, y aquí se transformaron en leyendas... ¿No podría volver a pasar? Salvando las distancias, claro.

domingo, 24 de enero de 2010

El Club del Buen Vino: la madurez os sienta tan bien

copa vino
Con lo poco que me gustan los números (frío resumen de una realidad que ignora otros condicionantes del deporte), tengo la sensación de traicionarme un poco con este artículo, porque algunos números sí que se verán. El tema surge cuando me pongo a revisar por casualidad las tablas de anotadores, reboteadores y asistentes de la NBA actual.

¿Tiene que sorprenderme que un jugador de 34 años comparta el liderato en la lista de asistentes de una competición tan exigente como ésta? En principio sí, porque la historia y la lógica dicen que a partir de los 30 el cuerpo no responde a las exigencias físicas de manera tan eficiente. De acuerdo, podíamos argumentar que para dar asistencias no hace falta tener el físico de Mr. Proper, y no afirmo eso, pero un mínimo de capacidad atlética de base para un correcto desplazamiento, una resistencia física para evitar el agotamiento - que sí impide tener mejor visión - eso seguro que se hace harto necesario. Salvando el caso de los atletas de fondo - cuyo cénit físico se alcanza a partir de esas edades, y hasta los 38 o 39 años - que tienen una fisionomía muy peculiar, acorde a esas exigencias tan diferentes a las de un jugador de baloncesto, el resto de casos son excepciones a una regla no escrita, pero que repercute en todo hijo de vecino: después de los 30 comienza el declive físico (aunque me pese, que me pilla de lleno).

Después de este preludio - parezco mi antiguo profesor de educación física - trataré de exponer el quid de la cuestión:

Steve Nash (35, cumplirá 36 el mes que viene) y Chauncey Billups (33) están cuajando sendas temporadas sobresalientes, tanto a nivel individual como colectivo. Ambos son piedras angulares de sus equipos y, dados los casos, podrían identificarse como aquellos jugadores para los cuales las trayectorias de sus respectivas franquicias no serían ni mucho menos iguales a las que son actualmente de no pertenecer ellos a las mismas. Aquellos que dan sentido al juego de Suns y Nuggets, los jugadores-pegamento de los que hablé en su día. Ambos pasan de la treintena, ambos jugadores franquicia, y curiosamente, ambos han sufrido esa explosión de lucidez baloncestística a partir de una cierta edad. Con ellos adquiere sentido el dicho "han mejorado con los años, como el buen vino". Y a las pruebas me remito:

EdadPPPAPPRPP
Steve Nash20 a 2912.56.02.6
+3017.310.93.5
Chauncey Billups20 a 2914.35.12.9
+3017.46.63.0

Pueden tratarse de excepciones de una regla impuesta por la propia naturaleza, o la consecuencia de haber alcanzado ese punto de madurez-lucidez que pocos disfrutan tras varios años "ganándose la confianza" del personal. Me pongo a buscar casos similares en la NBA actual y se complica el asunto. Por ahora, el único que cumple el patrón de Billups y Nash es un jugador condicionado por su procedencia: Stephen Jackson. El swingman de los Bobcats tiene un amplio bagaje como viajante - journeyman dicen allí - porque a sus 31 años ha pasado por los Nets, Spurs, Hawks, Pacers, Warriors y Bobcats. Es decir, estabilidad, lo que se dice estabilidad, ha tenido poca. Acumulando tantos puntos en la tarjeta US Airways Plus es complicado realizar unos números aceptables durante tanto tiempo. Bajo esta circunstancia, tiene doble mérito su historial estadístico:

EdadPPPAPPRPP
Stephen Jackson20 a 2915.43.23.8
+3020.45.45.0

¡Vaya! El bueno de Stephen Jackson, promediando un 20-5-5 con su treintena cumplida. No está mal para un jugador que nunca gozó del reconocimiento merecido... ¿Y esto cómo va? ¿Suma y sigue? Los Bobcats, de su mano, están haciendo un temporadón, a la chita callando, con un equipo más que una suma de jugadores. A lo que iba: otro miembro del Club del Buen Vino.

Alex Enlgish
Pero sin duda el jugador estrella del distinguido Club es Alex English. Sus estadísticas podían haber llegado a ser escandalosas de haber jugado hasta los 27 de la manera en que lo hizo a partir de esa fecha. Igualmente:

EdadPPPAPPRPP
Alex English20 a 2918.43.26.6
+3024.04.04.5

Traduzco: prefiero pensar que pertenezco al Club de Buen Vino, como los ejemplos mencionados, y a los hechos me remito.

sábado, 23 de enero de 2010

39 minutos, 59 segundos y 3 décimas de sopor

Y sólo 7 décimas de emoción. Lo que duró el vuelo del triple lanzado por Rafa Martínez, que a la postre significó la victoria del Power Electronics Valencia frente al Regal Barcelona. Se rompe así una racha de 25 victorias consecutivas de los culés... ¡pero a qué precio! Partido horrible, tedioso y malo. Hasta Maljkovic se habría dormido. Una cosa es potenciar las defensas, y otras... lo que quiera que se llame lo de esta tarde. Por favor, dejen al Limoges en su casa.

Mañana despertaré con ánimos renovados, pero hoy me llevo el disgusto. Y no por la derrota del Barça. ¿Análisis? Se lo dejaré al que no se haya dormido...


viernes, 22 de enero de 2010

Bryant 25k

Kobe Bryant
Hace unos días le tocaba el turno a Nowitzki, hoy a Bryant. El escolta angelino se ha convertido esta noche en un nuevo hombre record, siendo el jugador más joven en alcanzar la cifra de los 25000 puntos, con 31 años y 151 días, 35 días menos que la leyenda Wilt Chamberlain.

Partido a partido, temporada tras temporada, Kobe amplía su repertorio de hitos de precocidad y escala puestos en el Olimpo de este deporte. Sus 25012 puntos actuales suponen el 15º mejor registro de anotadores de la NBA, que queda de la siguiente guisa:

PosiciónJugadorPuntos
1Kareem Abdul Jabbar38387
2Karl Malone36928
3Michael Jordan32292
4Wilt Chamberlain31419
5Shaquille O'Neal28027
6Moses Malone27409
7Elvin Hayes27313
8Hakeem Olajuwon26946
9Oscar Robertson26710
10Dominique Wilkins26668
11John Havlicek26395
12Alex English25613
13Reggie Miller25279
14Jerry West25192
15Kobe Bryant25012

Dos comentarios al respecto:

- A este ritmo de anotación, fácilmente podrá batir este año en el ranking a Jerry West y Reggie Miller.

- Estratosférico, inalcanzable, marciano Kareem y sus más de 38000 puntos. ¡Qué barbaridad!

jueves, 21 de enero de 2010

martes, 19 de enero de 2010

La nueva vida de Luther Wright


La historia que hoy comento salió a la luz hace pocas fechas en el portal FanHouse.com. Luther Wright, el otrora pívot que Utah Jazz había seleccionado en primera ronda del draft del 93 para sustituir a Mark Eaton, encabezará una lista de ex-jugadores de la NBA que realizarán una actuación musical durante el fin de semana del All Star. En principio, será una representación mezcla de Gospel, Jazz y R&B. El resto de componentes de la banda será Calvin Natt, Thurl Bailey, Terry Cummings, Anthony Avent y Bob Elliott.

La cosa no tendría mayor relevancia - otro show más organizado por Stern - de no ser por la presencia del propio Luther Wright, que tiene tras de sí una historia demasiado particular para obviarla a estas alturas.

Buscar las estadísticas de Luther no revela más que procedía de Seton Hall y que disputó únicamente 15 partidos con los Jazz. Sinceramente, el nombre de Luther Wright no me dijo nada cuando lo leí, sobre todo cuando en la noticia había jugadores más ilustres como los de Terry Cummings o Calvin Natt. Después de leer el último enlace lo comprendí todo. Wright llegó a Utah Jazz con 22 años con la etiqueta de sucesor de Eaton y futura piedra angular de la franquicia mormona. Se trataba de un pívot mastodóntico, un 7'2 de planta descomunal - a la imagen me remito - que pasó por la universidad sin llegar a formarse como jugador completamente. Después de sólo 15 partidos disputados, y 9 meses en la plantilla sin rascar bola, fue examinado por los servicios médicos para dilucidar sus problemas de comportamiento. Fue entonces cuando le detectaron un trastorno bipolar severo, causante de esa falta de concentración y poco rendimiento. Para paliar los efectos de un despido prematuro y una invalidez para la práctica de este deporte al máximo nivel, Utah decidió asignarle una pensión de 125.000 dólares para los siguiente 25 años: craso error.

La vida fácil de lujos, dinero y chicas irrumpió con tal fuerza en la mentalidad de un chaval de esa edad y ese problema que le empujó al mundo de las drogas, la delicuencia y la destrucción personal. Abandonado a su suerte, deambuló por clínicas de desintoxicación y centros de salud mental para acabar siendo un sin-techo. Tras una larga noche de excesos en la Navidad del 2004, fue encontrado con síntomas de congelación de sus miembros inferiores. La apuntación de algunos dedos de los pies fue el mal menor, que aún resuena con dureza por la vida en esas condiciones.


Afortunadamente, tras ese episodio el trascurrir de Luther Wright cambió por completo. Recuperó una vida llena de entusiasmo, de obligaciones y de tareas. Se convirtió en músico, colaborador de radio, asistente de entrenador de instituto... Se ha convertido en esa máquina multitarea que ocupa tanto su tiempo que le es imposible acordarse de su antigua y degradada vida. Asegura que lleva limpio al menos durante 4 años y 7 meses.

Si leéis el artículo de FanHouse.com, encontraréis más datos de la historia de Wright. Una historia de caída a los infiernos y vuelta a la lucidez. Durante el próximo All Star, Luther Wright volverá a tocar el cielo de los pabellones, los aficionados, el ambiente NBA... aunque su verdadero cielo sea la situación actual, de la cual seguro que no quiere desprenderse.

Imágenes de SaltCityHoops.com

domingo, 17 de enero de 2010

La original sexta falta


Foto NBA.com

No había caído hasta hace un rato en el curioso dato que nos ofrece R1Molano en su blog de los Warriors, y nos detalla el portal FanHouse.com. Golden State llegó a jugar los últimos segundos del encuentro frente a los Bucks con un hombre - Stephen Curry - con 6 faltas personales.

Quedaban cuatro segundos por disputarse cuando Curry provocó su sexta falta. Como los Warriors andan cortos de efectivos útiles, en la convocatoria sólo había 8 miembros del equipo. Habían eliminado ya a dos de ellos (Biedrins y Hunter), y Morrow se había retirado lesionado de la rodilla, cuando Curry realizó esa falta. La regla existente - aunque pocas veces se habrá llegado al extremo de utilizarla - obliga al equipo infractor a jugar siempre con 5 jugadores, y cada una de las faltas extras cometidas por algún miembro de ese equipo será sancionada además como una falta técnica. Concretamente:

"No team may be reduced to less than five players. If a player in the game receives his sixth personal foul and all substitutes have already been disqualified, said player shall remain in the game and shall be charged with a personal and team foul. A technical foul also shall be assessed against his team. All subse- quent personal fouls, including offensive fouls, shall be treated similarly. All players who have six or more personal fouls and remain in the game shall be treated similarly."

Situación extraña, aunque solución aceptable. Siempre habrá roto para un descosido.

viernes, 15 de enero de 2010

¿Y ahora qué pasa con Martin?


Kevin Martin tiene vía libre para volver a los entrenamientos tras la lesión de muñeca, que le ha mantenido apartado durante dos meses. Debería ser una buena noticia de no ser porque su sustituto Tyreke Evans se está saliendo completamente. El novato ha aceptado y asumido su roll de líder del equipo en ausencia de Martin, convirtiéndose en máximo anotador y en un jugador decisivo en el clutch time. Además, su explosión coincidió en el tiempo con la lesión del teórico titular. Los análisis previos que situaban a Evans como el base del equipo tuvieron que deshacerse para recolocarle en una posición en la que se siente más cómodo, más integrado en el sistema Westphal, a su vez tapara el hueco de Martin. Este hecho, sumado a que Evans ha encontrado a su compañero idóneo de backcourt al esloveno Ben Udrih, resulta complicado solucionar el sudoku con el retorno de Martin.

Desplazar a Kevin al puesto de alero sería desaprovechar a Casspi, Nocioni y Greene. Omri parece que se establece como el 3 titular, con buenos porcentajes y sobre todo, con muy buena predisposición ofensiva y defensiva. Sentar a Evans sería renunciar a un talento muy joven que mejora en cada partido. Y contar con Martin desde el banquillo - la que se presume puede ser la solución a corto plazo - tiene visos de terminar en traspaso. La vuelta de Martin supone, pues, más un embrollo que una alegría para Westphal.

Desde la franquicia no se hacen declaraciones oficiales en ese sentido, pero existe en rumor - al que me sumo - de que se puede estar buscando la salida del escolta a cambio de un interior de calidad, que llegue para presionar a Jason Thompson y Spencer Hawes, o incluso que les siente en el banquillo, preferiblemente a Hawes. ¿Alguien ha mostrado interés? En realgm.com afirman que Raptors, Cavs, Suns y Rockets. Es significativo que equipos tan poderosos puedan mostrar interés en Martin, del que se puede sacar mucho partido en ataque - actualmente, y con 5 partidos solamente, es el líder de anotación de la NBA - pero en defensa normalmente hace aguas. Sin querer lanzar piedras sobre el tejado de nadie, supongo entonces que no sería descabellado buscar ese pívot titular, aunque no proceda de los equipos antes mencionados. Se me ocurren varias opciones, en principio por Al Jefferson de los Wolves:


U opciones en otro sentido:


¿Traspaso a la vista?

jueves, 14 de enero de 2010

20000 puntos después


Imagen Mavericks.com

Dirk Nowitzki ya pertenece al club de los 20000. Sus 30 puntos en la derrota frente a Lakers abren paso a la leyenda de un europeo único, de una rara avis de un país con poca tradición, de posiblemente el mejor jugador nacido a este lado del Atlántico. Sin ánimo de entrar en debate por ello - la ocasión no lo merece - no puedo hacer otra cosa más felicitar desde este blog al alemán por su proeza, y animarle a que siga deleitándonos con su juego durante muchos años.


miércoles, 13 de enero de 2010

Blake Griffin, lesionado para el resto de temporada


Es oficial. El alapívot y reciente número 1 del draft del 2009 no va a disputar un sólo partido este curso, ya que las pruebas efectuadas hace pocos días han desvelado que la fractura de rodilla que se produjo durante la disputa del último partido de pretemporada no ha evolucionado de la manera prevista. Por ello, deberá pasar por el quirófano, y el plazo marcado para la recuperación se estima entre 4 y 6 meses. Nueva decepción para los Clippers, que le habían dado el alta a Griffin el día 23 de diciembre para que fuera incrementando el régimen de entrenamientos paulatinamente, y que se quedan sin la que iba a ser su referencia en ataque este año.

La mala racha no termina aquí, porque hace dos días Michael Redd también volvía al dique seco para lo que resta de temporada, de nuevo con un problema de rodilla. El escolta de los Bucks es reincidente en lesiones de larga duración, por lo que se había llegado a cuestionar incluso su continuidad en la liga y su posible retirada. Él mismo se encargó de desmentir tal posibilidad.

Ánimo para ambos y suerte en su recuperación.

martes, 12 de enero de 2010

Medio siglo de... Dominique Wilkins


Creo que he comentado alguna vez que mi segundo equipo siempre habían sido los Hawks de Atlanta. No habría tenido ninguna motivación para que lo fueran de no ser por la figura clave en su irrupción en la década dorada de la NBA, por alguien que cambió la fisionomía de un equipo y una ciudad, por el dorsal 21 de los Hawks: Dominique Wilkins.

Jacques Dominique Wilkins nació tal día como hoy hace 50 años en la capital francesa. Alero de 2'02 y de una exuberancia atlética abrumadora, fue la cara visible de unos Hawks de los 80 y principios de los 90 que habían deambulado durante la década anterior por la liga sin pena ni gloria. Su padre era miembro de la US Air Force y fue enviado a París, destino de otros tantos miembros del ejército americano en aquella época. Allí nacería Dominique. Pronto volvieron a su país de origen, instalándose en Washington, Carolina del Norte. Sus habilidades en el deporte de la canasta llamaron la atención de todo hijo de vecino, y consiguió entrar en 1979 en la Universidad de Georgia. Su paso triunfal por la NCAA le valió el premio SEC Men's Basketball como Jugador del Año dos años más tarde.



Después de su elección como número 3 de 1982, y en uno de los traspasos más erráticos de la historia de la NBA, Dominique fue enviado de Utah a Atlanta a cambio de John Drew - que ostenta el dudoso honor de haber sido el primer jugador expulsado de la NBA por asuntos de drogas -, Freeman Williams y dinero. Imaginad la pareja que podía haber hecho en Utah con Adrian Dantley y el propio Dominique con aquellos Jazz...

Su llegada a Atlanta provocó un impacto inmediato. Sólo en su año rookie dejó de ser el máximo anotador de su equipo - Dan Roundfield le quitó dicho honor en la 82-83 - y no bajó de los 20 puntos por partido en ninguna de las 11 campañas posteriores, hasta su firma con los Celtics en la temporada 94-95, ya con 34 años. El trampolín definitivo para la consagración de Dominique Wilkins entre la pléyade de este deporte llegó en 1985 cuando se llevó el extraordinario concurso de mates de ese All Star, imponíendose a gente como Michael Jordan, Julius Erving, Larry Nance o Clyde Drexler.


Un año más tarde emergió como máximo anotador de la liga promediando 30'3 puntos y aupando a los Hawks hasta las 50 victorias. Pero los Celtics de Bird y compañía se cruzaron en semis de Conferencia y les derrotaron por 4-1. Eran los tiempos del tridente mágico: Doc Rivers, Kevin Willis y el propio Dominique Wilkins. La temporada siguiente los Hawks consiguieron su tope de victorias hasta la fecha desde que el traslado a la ciudad de Atlanta, 57 victorias, con The Human Hightlight Film rozando la treintena de puntos por partido. Pero fueron los Pistons los que se vencieron a la franquicia de Georgia en semis, también por un 4-1. Ya en la 87-88, Wilkins conseguía su tope histórico de anotación en una temporada con 30'7 puntos, sólo detrás de los escandalosos 35'0 de His Airness. Además, Jordan le arrebataba también el título de campeón del concurso de mates en una final con decisiones polémicas, dado que el All Star ese año se celebraba en Chicago.



El equipo de Mike Fratello volvía a caer frente a los Celtics en unas semis igualadísimas, que se resolvieron en 7 partidos, con unos Wilkins y Bird extraordinarios, y con un último marcador de 118-116. Wilkins acababa el partido con 47 puntos, y Bird con 34, 20 de ellos en el último cuarto. En palabras del propio Wilkins: "The basket was like a well. I couldn’t miss. He couldn’t miss. And it went down to the last shot of the game. Who was going to make the last shot? That's the greatest game I’ve ever played in or seen played. It was two guys who just did not want to lose." Historia viva de la NBA.

Durante los años siguientes la producción de Wilkins descendió ligeramente, pero siempre por encima de los 25 puntos de media. En la 88-89, Nique recibía la inestimable ayuda de los veteranos Moses Malone y Reggie Theus, de 33 y 31 años respectivamente. Ambos completaron una temporada muy buena, con 52 victorias en liga regular, pero los Bucks de Sidney Moncrief, Jack Sikma, Ricky Pierce, Terry Cummings y Paul Pressey fueron una losa demasiado pesada (3-2 en primera ronda).


Volvieron a playoffs en la 90-91, siendo derrotados por los Pistons post back-to-back. Esa temporada mostraría su tope reboteador de su carrera, con 9 rechaces de media. La 91-92 estuvo marcada por una grave lesión producida el 28 de enero. Diagnóstico: rotura de tendón de Aquiles. Muchos empezaron a pensar que su carrera estaba acabada, que ya no tendría las mismas cualidades atléticas, y por ende, que su juego se resentiría demasiado. Por aquel entonces ya había batido la mítica cifra de 20000 puntos anotados, convirtiéndose en el 16º de la historia - hasta ese momento - en conseguirlo. Las dudas sobre su vuelta quedaron disipadas cuando la temporada siguiente logró promediar 29'9 puntos, con un 38% desde el perímetro - que nunca fue su fuerte - sin rastro de la tremenda lesión. Además tuvo que parar durante 11 partidos esa misma temporada por culpa de una lesión en el dedo, pero volvió en plena forma.

El curso siguiente quedó marcado por su traspaso a Los Angeles Clippers a mitad de campaña junto con Greg Minor a cambio del talentoso pero frágil Danny Manning. El 25 de marzo volvía a Atlanta con su actual equipo, y les endosó 36 puntos y 10 rebotes, en una clara demostración del crucial error que habían cometido sus anteriores dirigentes. Además, se alzó con el oro en el verano del 94 en el Mundial de Canadá.



Al finalizar su periplo en Los Angeles, vistió por una temporada la camiseta de los Celtics junto con Dino Radja, Sherman Douglas y Dee Brown. Volvió a ser el máximo anotador de su equipo, pero ya bajó sus promedios hasta los 17'7 puntos, y además siendo eliminados en primera ronda de playoffs por unos Orlando Magic liderados por Shaquille O'Neal y Penny Hardaway.

Explorando nuevas posibilidades, Dominique firmó por un año con el Panathinaikos griego, consiguiendo la Euroliga de 1996 - de infausto recuerdo para los seguidores culés - y la Copa de Grecia, siendo elegido MVP en ambas competiciones. Posteriormente retornó a la NBA a la disciplina de los Spurs de San Antonio. Ya con 37 años, siguió liderando en anotación a la franquicia tejana con 18'2 tantos, por encima de David Robinson y Sean Elliot, pero los playoffs quedaban demasiado lejos (sólo 20 victorias, gracias a las cuales San Antonio se hizo con el número 1 del siguiente draft, un tal Tim Duncan).



La temporada 97-98 la disputaba en Italia, en la Teamsystem de Bolonia. Con 38 años, y con la esperanza de jugar al lado de su hermano Gerald, firmó por Orlando Magic, donde sólo le alcanzó para disfrutar 27 encuentros, para medias de 5 puntos y 2'6 rebotes, dando así por terminada su carrera deportiva.

Cierto es que los Hawks no consiguieron pasar nunca de semis de Conferencia, pero en el ambiente sobrevolaba la certeza de que Dominique era ese jugador tan superlativo, al que un equipo más talentoso le habría ayudado a alcanzar como mínimo las finales de la NBA. Un jugador especial, carismático bajo un aura flemática imponente, y una bendición para el espectáculo. Sus mates a dos manos, su forma de arquear las piernas, su descomunal instinto killer,... serán recordados siempre. Atlanta se había convertido en una equipo atractivo para el público, que anotaba más de 110 puntos por partido - desde la 86-87 hasta la 90-91 mantuvieron ese ritmo de anotación - pero que se topaba en duelos míticos con unos todopoderosos Celtics o Pistons. Ni que decir tiene que su número 21 está colgado del Philips Arena de Atlanta.

Su currículum es espectacular:

- Miembro del All-Rookie Team en 1983
- 2 veces campeón del concurso de mates de la NBA (1985 y 1990)
- 9 veces All-Star (1986 a 1994)
- Máximo anotador en la campaña 1986
- 1 vez incluído en el mejor quinteto de la liga
- 4 veces incluído en el segundo quinteto de la liga
- 2 veces incluído en el tercer quinteto de la liga
- Medalla de oro en el Mundial FIBA de Canadá 1994
- Campeón de Copa de Grecia 1996
- MVP de Copa de Grecia 1996
- Campeón de la Euroliga 1996
- MVP de la Final Four de la Euroliga 1996
- Miembro del Salón de la Fama de la NBA desde 2006.
- Décimo anotador de la historia de la NBA.


Os dejo el documental que le hizo la FOX en la colección de deportistas famosos "Beyond the glory". Merece la pena:


Y os dejo también el link del artículo que le dedicó Costalgaraldals a Nique en el blog de baloncestistas.

Supongo que ahora no tendreis duda alguna de porqué me enganché a los Hawks...

lunes, 11 de enero de 2010

La Copa de las ausencias


Foto ACB.com

Se me hace raro ver un sorteo de Copa sin un equipo entrenado por Aíto García Reneses y sin el Unicaja de Málaga especialmente. Asiduos ambos al torneo del KO desde hace millones de años, se echarán de menos las regañinas de Don Alejandro hacia los árbitros y la marea verde de la afición unicajista. Consecuencias pues de una liga fuerte, con tremenda igualdad, y en el que el menos pintado te hace un reloj de madera, y funciona.

De todas formas hay motivos suficientes para no perderse esta Copa. Quiero ver a ese Rafa Martínez tocado por la varita mágica, a Carlos Suárez on fire, al mejor equipo de Europa, al mejor equipo de Andalucía, el duelo vasco más caliente y el duelo-riña de las rencillas sempiternas.

No es momento de hacer pronósticos, dado el parte de lesiones de la mayoría de equipos. Me tiraré a la piscina pocos días antes del 18 de Febrero. Pero tranquilos, que me tiraré (y me volveré a golpear, como siempre).

sábado, 9 de enero de 2010

Memphis va en serio


Foto NBA.com

Son la sorpresa agradable de la temporada. Los Grizzlies de Lionel Hollins están desafiando los pronósticos que le situaban en el vagón de cola de la fuerte Conferencia Oeste un año más, y se están consagrando como un equipo fiable, rocoso y con un amplio margen de mejora. Su balance hasta ahora es de 18-17, números positivos que no se recuerdan desde su última comparecencia en playoffs. Y sobre todo, el récord de los últimos 10 partidos asciende ya a las 8 victorias por sólo 2 derrotas. Una tendencia que promete prolongarse hasta al menos el cierre del mercado de fichajes. De un mes a esta parte, Cleveland, Denver, Utah, Phoenix y Portland entre otros, han mordido el polvo en enfrentamientos contra Memphis. Van en serio.

La receta es simple: un quinteto de jugadores de calidad en el 5 inicial, y las aportaciones desde el banquillo de otros puntales que refuerzan la defensa. Desde España repasamos cada día la actuación de Marc Gasol, sin duda parte de la sobriedad y buen hacer del equipo de Hollins. Sus números así lo atestiguan. Pero si hay alguien que ha supuesto el cambio evolutivo de estos Grizzlies es Zach Randolph, antítesis del alapívot pasado de peso y atolondrado que deambulaba en los Knicks el año pasado. Un acierto en toda regla del GM de Memphis, y sobre todo, una metamorfosis significativa para dar ese paso adelante en una carrera que parecía cuesta abajo y sin frenos. La pareja interior de la franquicia de Tenneessee pasa a ser de las más productivas de toda la NBA.

Gay y Mayo se entienden bien. OJ ha comprendido que Rudy tiene un talento físico para resolver en determinadas ocasiones en el 1 contra 1, y sobre todo al contraataque. Mayo gana enteros para el juego en estático, con defensa más férreas, donde el desplazamiento rápido y certero de balón es decisivo para encontrar posiciones adecuadas. Progresan adecuadamente.

De Mike Conley esperaba algo más. Ese paso definitivo para decantarme entre el base correcto y el importante. Si hay algo que me gusta de Conley es la ausencia de egoísmo en el juego. No disfruta del talento para encontrar a sus compañeros como sus antecesores Deron Williams o Chris Paul, pero tampoco abusa de la locura colectiva y el tiro a destiempo para provocar el caos en su equipo. Y eso ya es una batalla ganada. Para la guerra queda algo más.

Del banquillo destacan las aportaciones de Sam Young, Hasheem Thabeet y Jamal Tinsley. El alero ha llovido del cielo en forma de robo de segunda ronda, y si bien sus números no son apabullantes, al menos dota de solidez a los Grizzlies cuando descansan Mayo o Gay. La elección de Hasheem fue criticada hasta la saciedad, y me incluyo entre aquellos que vieron con ojos incrédulos cómo un tanzano que llevaba poco tiempo jugando a este deporte se alzaba con un pick tan elevado. A día de hoy, sólo podría justificar su elección quitándole minutos a Marc, pero el de Sant Boi está a un nivel tan bueno que obliga a Hasheem a disputar sólo 10 minutos por partido. Eso sí, con ese poco tiempo se sobra y se basta para capturar más de 3 rebotes y colocar más de 1 chapa por partido. Proyecto a muy largo plazo. Tinsley llegó de puntillas tras la salida traumática de Iverson y se ha ganado un puesto en la rotación exterior. Calidad le sobra, de actitud a día de día no hay queja, pero la sombra de la duda planea siempre alrededor de este jugón de playground.

El resto de miembros de la plantilla tienen una aportanción testimonial. Quizá lo más destacado sean actuaciones puntuales de Marcus Williams, del que sinceramente esperaba muchísimo más, dado su historial universitario y su primer año en New Jersey. DeMarre Carroll es un combo-forward cumplidor sin más. Un error de un draft en el que quedaban por salir gente como DaJuan Blair, Chase Budinger, o el propio Sam Young.

El último movimiento ha sido recuperar al recién despedido por Boston Celtics, Lester Hudson. Un novato-veterano, que con 25 años había aterrizado desde la segunda ronda para dar descanso a Rajon Rondo, pero cuyo físico imponente dista mucho de una aportación fiable y de garantías. Apuesta sencilla y de poco riesgo.

A expensas de la recuperación definitiva de Darrell Arthur, a Memphis le sigue faltando un 4 para dar descanso a Randolph, y un exterior tirador para mejorar el lanzamiento exterior, un 2 preferiblemente. Y no es pedir tanto, sobre todo ahora que el mercado se mueve. Su racha de 8-2 en los últimos 10 encuentros sólo es igualada por Cleveland y Toronto. ¿Estaremos siendo testigos de un nuevo Gasol en playoffs? Paciencia...

jueves, 7 de enero de 2010

Arenas, esa punta del iceberg


Hace unos días saltaba la noticia del altercado producido en el vestuario de los Wizards, en el que Gilbert Arenas y Javaris Crittenton llegaron a apuntarse con sus pistolas por una discusión por deudas en el juego. O al menos eso es lo que se ha comentado en el rondillo periodístico. Llevarnos las manos a la cabeza y condenar las actuaciones de ambos jugadores es algo de lógica, o eso pensaba yo.

Ayer escribía Pete Mickeal, alero del Regal Barcelona y ex-jugador de la NBA, entre otras cosas sobre el incidente de Arenas y Crittenton. Explicaba Pete que su hermano fue víctima de un tiroteo cuando él era joven. La pérdida de un ser tan cercano, sin embargo, no ha hecho mella en el azulgrana para seguir pensando que si una persona está autorizada a llevar un arma y tiene licencia para portarla, está en su derecho. Hay un aspecto en el que Pete no repara. ¿Cuál es el tipo de condicionante por el cual una persona que no se dedica a un trabajo relacionado con las armas pueda llevarlas? Es decir, ¿quién decide qué personas pueden o no llevarlas?

No tengo los datos a mano, pero escuché en las noticias hace varios días que existen en Estados Unidos casi tantas armas legalizadas como habitantes. O la afición a la caza es descomunal en el país de las 50 estrellas, o ese dato hace cantar la gallina: ¿cómo es posible que sea tan fácil conseguir una licencia de una arma de fuego para una persona que no se dedica a una profesión que depende de ello? Un arma es una responsabilidad ante todo, y allí eso da lo mismo. Mientras paguen la cuota...

David Stern ha suspendido de empleo y sueldo a Arenas mientras no se esclarezcan las circunstancias del famoso altercado. Medida aleccionadora y ejemplarizante, que sienta precedente y que salpica a la flor y nata de la élite NBA. Claro que, en teoría, si ambos jugadores hubiesen mantenido bajo custodia en todo momento sus armas, no habrían incurrido en delito alguno, con todas las comillas que merezca esa afirmación. Cuestiones burocráticas aparte, lo que no observo es ningún propósito de enmienda de una situación que se me antoja determinante: es el propio consejo de seguridad o el organismo competente el que debe evitar dar licencias al libre albedrío. Desconozco la manera de proceder en ese caso y los trámites jurídicos necesarios, pero los hechos han demostrado que la sociedad americana no es más segura por el hecho de llevar armada hasta la dentadura postiza. Sentido común, en las personas y en los organismos. ¿Es pedir mucho?

lunes, 4 de enero de 2010

Cabalgata de Reyes Magos en el Carpena


Foto extraída de Palabras Microbióticas

La cabalgata de los Reyes Magos hace tiempo que salió de Oriente. Como fieles unicajistas, han visitado ya el "Belén" Martín Carpena, y le han dejado a Aíto "Niño Jesús" García Reneses un buen puñado de presentes:

- El Rey Melchor, vestido de Carlos Jiménez, ha mantenido las alforjas repletas de regularidad y tesón.

- El Rey Gaspar, vestido de Giorgos Printezis, ha llevado en su camello una buena dosis de salud para evitar más lesiones.

- El Rey Baltasar, vestido de Omar Cook, ha sido el más generoso de todos. Le ha regalado a Aíto el partido de su vida, con 35 puntazos, 7 asistencias, para un total de 46 de valoración.

- Y los pajes, vestidos de Augusto Lima, Rafa Freire y Miki Servera, le han entregado a Aíto la esperanza de un equipo joven, con un futuro espectacular y que compensa en parte los malentendidos y sinsabores de una temporada tan aciaga.

Pese a todo, Aíto está triste porque piensa que los Reyes Magos no volverán a pasar hasta el próximo año... ¿Tanto tiempo podré esperar?

sábado, 2 de enero de 2010

La redención de Nate


Lo reconozco: Nate Robinson es un jugador que me produce una antipatía como pocos. Cabecilla de la nueva ola de jugadores-gimnastas-showmen, de aquellos que proclaman el ego sobre el nos, de aquellos que miran a la cámara antes que a sus compañeros o al rival, aquellos que son capaces de tirar contra su propia canasta aun a riesgo de anotar en contra,... sólo que con el atenuante de venir como los buenos perfumes, en frascos pequeños. Somos mayorcitos, y vamos teniendo nuestras preferencias, ¿para que obviarlo?

Interpreté la decisión de D'Antoni de apartarle durante un tiempo como una oda al colectivo, y un toque de atención ante cualquier falta de concentración. "Chicos, aquí no hay nadie imprescindible, pero todos somos importantes". No lo ha dijo con esas palabras, pero el curso de los hechos habló por sí solo. ¿Castigo útil? Veremos con el paso de los días.

Llega el día de la recuperación de Nate para la causa. Efectivos haylos, aunque Atlanta es un rival demasiado fuerte como para permitirse el lujo de prescindir otra vez del diminuto jugador. Resulta que, así como así, Nate anota 41 puntos, siendo decisivo para la victoria de New York sobre los Hawks. Y yo que me alegro, sí y sólo si esto supone una redención de Robinson (lástima que haya sido frente a Atlanta). está por ver que Robinson vuelva a ser su factor X, pero menos da una piedra. Quizá sea, quien sabe, una maniobra para colgar sobre el jugador el cartel de "se vende chollo".