Por circunstancias personales, me mantendré desconectado del blog durante un tiempo. Espero volver lo antes posible.

Gracias por vuestra comprensión y un saludo a todos.

domingo, 24 de enero de 2010

El Club del Buen Vino: la madurez os sienta tan bien

copa vino
Con lo poco que me gustan los números (frío resumen de una realidad que ignora otros condicionantes del deporte), tengo la sensación de traicionarme un poco con este artículo, porque algunos números sí que se verán. El tema surge cuando me pongo a revisar por casualidad las tablas de anotadores, reboteadores y asistentes de la NBA actual.

¿Tiene que sorprenderme que un jugador de 34 años comparta el liderato en la lista de asistentes de una competición tan exigente como ésta? En principio sí, porque la historia y la lógica dicen que a partir de los 30 el cuerpo no responde a las exigencias físicas de manera tan eficiente. De acuerdo, podíamos argumentar que para dar asistencias no hace falta tener el físico de Mr. Proper, y no afirmo eso, pero un mínimo de capacidad atlética de base para un correcto desplazamiento, una resistencia física para evitar el agotamiento - que sí impide tener mejor visión - eso seguro que se hace harto necesario. Salvando el caso de los atletas de fondo - cuyo cénit físico se alcanza a partir de esas edades, y hasta los 38 o 39 años - que tienen una fisionomía muy peculiar, acorde a esas exigencias tan diferentes a las de un jugador de baloncesto, el resto de casos son excepciones a una regla no escrita, pero que repercute en todo hijo de vecino: después de los 30 comienza el declive físico (aunque me pese, que me pilla de lleno).

Después de este preludio - parezco mi antiguo profesor de educación física - trataré de exponer el quid de la cuestión:

Steve Nash (35, cumplirá 36 el mes que viene) y Chauncey Billups (33) están cuajando sendas temporadas sobresalientes, tanto a nivel individual como colectivo. Ambos son piedras angulares de sus equipos y, dados los casos, podrían identificarse como aquellos jugadores para los cuales las trayectorias de sus respectivas franquicias no serían ni mucho menos iguales a las que son actualmente de no pertenecer ellos a las mismas. Aquellos que dan sentido al juego de Suns y Nuggets, los jugadores-pegamento de los que hablé en su día. Ambos pasan de la treintena, ambos jugadores franquicia, y curiosamente, ambos han sufrido esa explosión de lucidez baloncestística a partir de una cierta edad. Con ellos adquiere sentido el dicho "han mejorado con los años, como el buen vino". Y a las pruebas me remito:

EdadPPPAPPRPP
Steve Nash20 a 2912.56.02.6
+3017.310.93.5
Chauncey Billups20 a 2914.35.12.9
+3017.46.63.0

Pueden tratarse de excepciones de una regla impuesta por la propia naturaleza, o la consecuencia de haber alcanzado ese punto de madurez-lucidez que pocos disfrutan tras varios años "ganándose la confianza" del personal. Me pongo a buscar casos similares en la NBA actual y se complica el asunto. Por ahora, el único que cumple el patrón de Billups y Nash es un jugador condicionado por su procedencia: Stephen Jackson. El swingman de los Bobcats tiene un amplio bagaje como viajante - journeyman dicen allí - porque a sus 31 años ha pasado por los Nets, Spurs, Hawks, Pacers, Warriors y Bobcats. Es decir, estabilidad, lo que se dice estabilidad, ha tenido poca. Acumulando tantos puntos en la tarjeta US Airways Plus es complicado realizar unos números aceptables durante tanto tiempo. Bajo esta circunstancia, tiene doble mérito su historial estadístico:

EdadPPPAPPRPP
Stephen Jackson20 a 2915.43.23.8
+3020.45.45.0

¡Vaya! El bueno de Stephen Jackson, promediando un 20-5-5 con su treintena cumplida. No está mal para un jugador que nunca gozó del reconocimiento merecido... ¿Y esto cómo va? ¿Suma y sigue? Los Bobcats, de su mano, están haciendo un temporadón, a la chita callando, con un equipo más que una suma de jugadores. A lo que iba: otro miembro del Club del Buen Vino.

Alex Enlgish
Pero sin duda el jugador estrella del distinguido Club es Alex English. Sus estadísticas podían haber llegado a ser escandalosas de haber jugado hasta los 27 de la manera en que lo hizo a partir de esa fecha. Igualmente:

EdadPPPAPPRPP
Alex English20 a 2918.43.26.6
+3024.04.04.5

Traduzco: prefiero pensar que pertenezco al Club de Buen Vino, como los ejemplos mencionados, y a los hechos me remito.

16 comentarios:

The Virus dijo...

Buen post Pirrimarzon.

Tienes razón en lo de Jackson, ha sido llegar y los Bobcats en Playoffs, pese a no reconocérsele lo bueno que es.

Lo de Billups y Nash, es impresionante que el mejor base de la NBA tenga pronto 36 tacos. Aunque muchso jugadores explotan a los 30 años, para muchos la mejor edad baloncestística.

Bango dijo...

Muy buenas comparaciones, cuanto menos sorprendentes. Se nota como a pesar de que el físico no es el mismo, la experiencia es un grado.

J-Bo dijo...

Gran post Pirri, se nota el trabajo que hay detrás de un post así.

Creo que era Jerry West el que decía que la mejor edad para un jugador de baloncesto era la comprendida entre los 28-32 años.

Mi experiencia como jugador de pachangas callejeras me ha hecho darme cuenta de que, consciente o inconscientemente, pasados los 32-33 años el tono físico da un bajón considerable. Si no lo cultivas, claro está.

Con un trabajo concienzudo en el gimnasio, una buena dieta, descanso, ausencia de lesiones, seguramente se puede mantener esa curva hacia abajo con menor pendiente, que debe ser el momento en el que se encuentran físicamente Nash o Billups.

Pero como dices, el baloncesto no es sólo físico, la cabeza suele mejorar con los años, y la muñeca también, de ahí que estos jugadores con buena cabeza y muñeca sean tan longevos.

Saludos.

Iron Fist dijo...

Muy bueno el informe. Stephen Jackson es de los jugadores mas subvalorados de la liga, especialmente en cuanto a su competividad y (generalmente) buena defensa.

SALUDOS!!

Almanzor dijo...

Pues yo con 25 tengo la rótula y el cartílago más para allá que para acá y fui marchador en mi etapa de atelta ( de los 12 a los 21). En fín...

Gran post Pirri. Lo de Nash responde a cuidarse excepcionalmente con dietas y entrenamientos que también siguen Grant Hill y Jared Dudley (este es jovencito) y al estilo de juego Suns vs Mavs, muy parecidos pero muy distintos en cuanto a la utilización del base.

De Stephen Jackson ya dije que merece tanto como Wallace su presencia en el All-Star. El no ir a la Universidad ha provocado que hayamos perdido a un grandísimo jugador y ahora, a la vejez como bien dices, dando muestras de profesionalidad y talento, al contrario de lo que muchos pensaban en la Liga.

Saludos

Mo Sweat dijo...

Como diría el gran Andrés: ¡¡la generación del good morning Vietnam!!.

La clave está en las lesiones y un claro ejemplo de ello es Webber, el cual si no hubiera terminado tan cascado de la rodilla aun estaría dando lecciones a los 4's de la liga... en el caso de Nash o Billups las lesiones les han respetado... dejando aparte la evidente clase que tienen.

Saludos y gran documento.

Juandi Mora dijo...

Gran aporte Pirri. Hace poco hable yo en WSH sobre determinados jugadores que estaban haciendo su mejor temporada mejorando sus porcentajes de tiro. En esta lista estaban Nash y Duncan. Quien lo diría pero es así. Con la edad se aprenden otros factores del juego y se eligen mejores decisiones.

Un saludo

BigBen dijo...

Buena conclusión final, Pirri

El caso de Billups me parece especialmente resaltable. Recordemos que llegó a la liga como un número 3, pero que no terminó de cumplir las espectativas generadas, y hasta que no lo rescató Dumars, no supimos mucho mas de él.

El caso es que se demuestra una vez mas que con la edad se van aprendiendo y mejorando unas facetas, aunque también se pierdan otras.

Quizás a Nash no le haga falta correr tanto (o no quiera) pero su cabeza y su rapida vision van creciendo con la experiencia de ver jugada tras jugada, noche tras noche.

saludos!

Pirrimarzon dijo...

@The Virus: Es que tengo la impresión de que esos jugadores no explotaron a una edad temprana, y no se han "quemado" con una liga tan exigente, por lo que han sacado lo mejor de sí mismos bastante más tarde que los demás.

@Bango: Y no me extrañaría que hubiera algún otro en este club dentro de unos años, pero no me aventuraría a decir sus nombres.

@J-Bo: Pues West podía tener razón en algunos casos, pero en otros se ve que su teoría no se adapta mucho. Los hay que con 30 años están más quemados que el tato.

Lo del gimnasio puede estar bien (de hecho lo está), pero no conozco muchos jugadores allí que no sean ratas de gimnasio.

@Iron: Lo mismo nos llevamos una sorpresa este año y sale elegido para el All Star Jackson o Wallace. Charlotte está que se sale últimamente.

Pirrimarzon dijo...

@Almanzor: Pues sí que lo siento, tío. Espero que mejores de esa rodilla y no tengas secuelas. Coincido contigo en lo de Jackson y Wallace, alguno de los dos debe ir al All Star.

@Mo: Es verdad, Montes utilizaba ese mote para los jugadores curtidos en mil batallas, con más años que Matusalén, y seguían dando el callo. Se acuerdo de Kevin Willis o Robert Parish, esos "ilustres" veteranos... Lo que ocurre es que sus rendimientos en liga no se ajustaban bien a este selecto Club.

@Juandi: Ya, pero no se trata sólo de mejorar los porcentajes, sino tener una repercusión en sus propios equipos mucho mayor a la que tenía con 25-28 años. Una madurez que les ha hecho mejorar, y ganarse el respeto entre sus compañeros. Recuerdo por ejemplo el caso de Nash en Phoenix, donde compartía equipo con Kevin Johnson y Jason Kidd... mucha tela para un recién llegado. No crees?

@BigBen: Cierto. Pasó por los Celtics, Raptors, TWolves... y no fue hasta llegar a Detroit cuando se empezó a ver la mejor versión de Chauncey. Versión que todavía sigue vigente. Un referente para su equipo, y uno de los bases más cerebrales de la liga.

Gracias a todos por vuestros comentarios, y me alegro que haya gustado el post.

Saludos!

@

costalgaraldals dijo...

Impresionante Pirri ¡¡¡ Es curioso ver a estos jugadores mejorar en su "declive" físico. Pero hay algo que les une ... tener la cabeza amueblada, esa es la clave junto a no dejarse llevar por la vida fácil. Con una NBA más física año tras año, es muy raro ver estos casos.
VIVA EL VINO ¡¡¡¡

Pirrimarzon dijo...

Veo que has captado la esencia del artículo, Costal! Jejeje

jr dijo...

Muy interesante. El efecto Jackson ha sido muy positivo, más allá de sus aportaciones numéricas. Yo, personalmente, creía que la volvería a liar, al encontrarse en un equipo "perdedor". Tal vez el zorro de Brown tenga algo que ver, al igual que Nelly. A principios de temporada se recordaba que sólo con Popovich y Mike Brown (asistente antes de ir a Cavs) estuvo con una actitud positiva.

Dr. Basket dijo...

Buena currada de post. Ya echaba de menos pasar por aquí!

Desde luego que somos buen vino! jajaja.

Saludos

Mo Sweat dijo...

Bueno, Robert Parish era otro grado ¿recuerdas?, esa era la generación del Puente sobre el río Kwai... tara, tarararara, tara tararararara, tara... ¡¡Andrés, jugón!!

Pirrimarzon dijo...

@jr: Como dije antes, lo mismo nos llevamos una sorpresa con Jackson para el AllStar.

@Dr: Dichosos los ojos... Pásate cuando quieras, macho, pero no tardes tanto la próxima vez jeje

@Mo: Dichosa musiquita, no se me va de la cabeza ahora, jajajaja

Saludos!!