Por circunstancias personales, me mantendré desconectado del blog durante un tiempo. Espero volver lo antes posible.

Gracias por vuestra comprensión y un saludo a todos.

martes, 12 de enero de 2010

Medio siglo de... Dominique Wilkins


Creo que he comentado alguna vez que mi segundo equipo siempre habían sido los Hawks de Atlanta. No habría tenido ninguna motivación para que lo fueran de no ser por la figura clave en su irrupción en la década dorada de la NBA, por alguien que cambió la fisionomía de un equipo y una ciudad, por el dorsal 21 de los Hawks: Dominique Wilkins.

Jacques Dominique Wilkins nació tal día como hoy hace 50 años en la capital francesa. Alero de 2'02 y de una exuberancia atlética abrumadora, fue la cara visible de unos Hawks de los 80 y principios de los 90 que habían deambulado durante la década anterior por la liga sin pena ni gloria. Su padre era miembro de la US Air Force y fue enviado a París, destino de otros tantos miembros del ejército americano en aquella época. Allí nacería Dominique. Pronto volvieron a su país de origen, instalándose en Washington, Carolina del Norte. Sus habilidades en el deporte de la canasta llamaron la atención de todo hijo de vecino, y consiguió entrar en 1979 en la Universidad de Georgia. Su paso triunfal por la NCAA le valió el premio SEC Men's Basketball como Jugador del Año dos años más tarde.



Después de su elección como número 3 de 1982, y en uno de los traspasos más erráticos de la historia de la NBA, Dominique fue enviado de Utah a Atlanta a cambio de John Drew - que ostenta el dudoso honor de haber sido el primer jugador expulsado de la NBA por asuntos de drogas -, Freeman Williams y dinero. Imaginad la pareja que podía haber hecho en Utah con Adrian Dantley y el propio Dominique con aquellos Jazz...

Su llegada a Atlanta provocó un impacto inmediato. Sólo en su año rookie dejó de ser el máximo anotador de su equipo - Dan Roundfield le quitó dicho honor en la 82-83 - y no bajó de los 20 puntos por partido en ninguna de las 11 campañas posteriores, hasta su firma con los Celtics en la temporada 94-95, ya con 34 años. El trampolín definitivo para la consagración de Dominique Wilkins entre la pléyade de este deporte llegó en 1985 cuando se llevó el extraordinario concurso de mates de ese All Star, imponíendose a gente como Michael Jordan, Julius Erving, Larry Nance o Clyde Drexler.


Un año más tarde emergió como máximo anotador de la liga promediando 30'3 puntos y aupando a los Hawks hasta las 50 victorias. Pero los Celtics de Bird y compañía se cruzaron en semis de Conferencia y les derrotaron por 4-1. Eran los tiempos del tridente mágico: Doc Rivers, Kevin Willis y el propio Dominique Wilkins. La temporada siguiente los Hawks consiguieron su tope de victorias hasta la fecha desde que el traslado a la ciudad de Atlanta, 57 victorias, con The Human Hightlight Film rozando la treintena de puntos por partido. Pero fueron los Pistons los que se vencieron a la franquicia de Georgia en semis, también por un 4-1. Ya en la 87-88, Wilkins conseguía su tope histórico de anotación en una temporada con 30'7 puntos, sólo detrás de los escandalosos 35'0 de His Airness. Además, Jordan le arrebataba también el título de campeón del concurso de mates en una final con decisiones polémicas, dado que el All Star ese año se celebraba en Chicago.



El equipo de Mike Fratello volvía a caer frente a los Celtics en unas semis igualadísimas, que se resolvieron en 7 partidos, con unos Wilkins y Bird extraordinarios, y con un último marcador de 118-116. Wilkins acababa el partido con 47 puntos, y Bird con 34, 20 de ellos en el último cuarto. En palabras del propio Wilkins: "The basket was like a well. I couldn’t miss. He couldn’t miss. And it went down to the last shot of the game. Who was going to make the last shot? That's the greatest game I’ve ever played in or seen played. It was two guys who just did not want to lose." Historia viva de la NBA.

Durante los años siguientes la producción de Wilkins descendió ligeramente, pero siempre por encima de los 25 puntos de media. En la 88-89, Nique recibía la inestimable ayuda de los veteranos Moses Malone y Reggie Theus, de 33 y 31 años respectivamente. Ambos completaron una temporada muy buena, con 52 victorias en liga regular, pero los Bucks de Sidney Moncrief, Jack Sikma, Ricky Pierce, Terry Cummings y Paul Pressey fueron una losa demasiado pesada (3-2 en primera ronda).


Volvieron a playoffs en la 90-91, siendo derrotados por los Pistons post back-to-back. Esa temporada mostraría su tope reboteador de su carrera, con 9 rechaces de media. La 91-92 estuvo marcada por una grave lesión producida el 28 de enero. Diagnóstico: rotura de tendón de Aquiles. Muchos empezaron a pensar que su carrera estaba acabada, que ya no tendría las mismas cualidades atléticas, y por ende, que su juego se resentiría demasiado. Por aquel entonces ya había batido la mítica cifra de 20000 puntos anotados, convirtiéndose en el 16º de la historia - hasta ese momento - en conseguirlo. Las dudas sobre su vuelta quedaron disipadas cuando la temporada siguiente logró promediar 29'9 puntos, con un 38% desde el perímetro - que nunca fue su fuerte - sin rastro de la tremenda lesión. Además tuvo que parar durante 11 partidos esa misma temporada por culpa de una lesión en el dedo, pero volvió en plena forma.

El curso siguiente quedó marcado por su traspaso a Los Angeles Clippers a mitad de campaña junto con Greg Minor a cambio del talentoso pero frágil Danny Manning. El 25 de marzo volvía a Atlanta con su actual equipo, y les endosó 36 puntos y 10 rebotes, en una clara demostración del crucial error que habían cometido sus anteriores dirigentes. Además, se alzó con el oro en el verano del 94 en el Mundial de Canadá.



Al finalizar su periplo en Los Angeles, vistió por una temporada la camiseta de los Celtics junto con Dino Radja, Sherman Douglas y Dee Brown. Volvió a ser el máximo anotador de su equipo, pero ya bajó sus promedios hasta los 17'7 puntos, y además siendo eliminados en primera ronda de playoffs por unos Orlando Magic liderados por Shaquille O'Neal y Penny Hardaway.

Explorando nuevas posibilidades, Dominique firmó por un año con el Panathinaikos griego, consiguiendo la Euroliga de 1996 - de infausto recuerdo para los seguidores culés - y la Copa de Grecia, siendo elegido MVP en ambas competiciones. Posteriormente retornó a la NBA a la disciplina de los Spurs de San Antonio. Ya con 37 años, siguió liderando en anotación a la franquicia tejana con 18'2 tantos, por encima de David Robinson y Sean Elliot, pero los playoffs quedaban demasiado lejos (sólo 20 victorias, gracias a las cuales San Antonio se hizo con el número 1 del siguiente draft, un tal Tim Duncan).



La temporada 97-98 la disputaba en Italia, en la Teamsystem de Bolonia. Con 38 años, y con la esperanza de jugar al lado de su hermano Gerald, firmó por Orlando Magic, donde sólo le alcanzó para disfrutar 27 encuentros, para medias de 5 puntos y 2'6 rebotes, dando así por terminada su carrera deportiva.

Cierto es que los Hawks no consiguieron pasar nunca de semis de Conferencia, pero en el ambiente sobrevolaba la certeza de que Dominique era ese jugador tan superlativo, al que un equipo más talentoso le habría ayudado a alcanzar como mínimo las finales de la NBA. Un jugador especial, carismático bajo un aura flemática imponente, y una bendición para el espectáculo. Sus mates a dos manos, su forma de arquear las piernas, su descomunal instinto killer,... serán recordados siempre. Atlanta se había convertido en una equipo atractivo para el público, que anotaba más de 110 puntos por partido - desde la 86-87 hasta la 90-91 mantuvieron ese ritmo de anotación - pero que se topaba en duelos míticos con unos todopoderosos Celtics o Pistons. Ni que decir tiene que su número 21 está colgado del Philips Arena de Atlanta.

Su currículum es espectacular:

- Miembro del All-Rookie Team en 1983
- 2 veces campeón del concurso de mates de la NBA (1985 y 1990)
- 9 veces All-Star (1986 a 1994)
- Máximo anotador en la campaña 1986
- 1 vez incluído en el mejor quinteto de la liga
- 4 veces incluído en el segundo quinteto de la liga
- 2 veces incluído en el tercer quinteto de la liga
- Medalla de oro en el Mundial FIBA de Canadá 1994
- Campeón de Copa de Grecia 1996
- MVP de Copa de Grecia 1996
- Campeón de la Euroliga 1996
- MVP de la Final Four de la Euroliga 1996
- Miembro del Salón de la Fama de la NBA desde 2006.
- Décimo anotador de la historia de la NBA.


Os dejo el documental que le hizo la FOX en la colección de deportistas famosos "Beyond the glory". Merece la pena:


Y os dejo también el link del artículo que le dedicó Costalgaraldals a Nique en el blog de baloncestistas.

Supongo que ahora no tendreis duda alguna de porqué me enganché a los Hawks...

15 comentarios:

General Espartero dijo...

Uno de los jugadores más espectaculares de la historia. Dice Danny Ainge que muchos creen que es uno de los 30 mejores de la historia, pero los mandamases de la NBA no lo creen así (me gustaría por curiosidad saber quiénes fueron el jurado de los 50 mejores).

El quinteto Battle-Rivers-Wilkins-Willis-Rollins es un clásico en Atlanta. Lástima lo de gente como Koncak, que se llevó un pastizal y no aportó nada. Mo Malone cambió el equipo pero aquella temporada recuerdo un par de partidos de Dominique bastante erráticos (que no significa que hiciera una mala temporada) con lo que pudimos ver desde España el equipo no acababa de estar cómodo. Además esos Hawks tuvieron que luchar contra Celtics, Bucks, Pistons y Bulls de la época... ¡de antes la conferencia Este era un infierno!

Un saludo!

Mo Sweat dijo...

Felicidades Nique !!!.

Totalmente de acuerdo con Ainge, Nique debería haber sido elegido de sobras entre los 50 mejores. Como Bob McAdoo, Bernard King, Alex English, Adrian Dantley y Artis Gilmore

Jacobo Rivero dijo...

Un jugador con una plasticidad impresionante, que en su mejor momento perdió algo de visibilidad por la eclosión del fenómeno Michael Jordan. Duelo de espectáculo en una cancha de baloncesto. Su final de trotamundos del basket me parece admirable.

kurtkbain dijo...

Sin duda el mas espectacular de los que yo he visto.

En un toque de actualidad, ultimamente se comenta que esta "presionando" para tratar de meter a Josh Smith en el concurso de mates de Dallas.

jr dijo...

The Human Hightlight Film fue mi primer ídolo en la NBA, justo cuando promediaba 30 puntos por partido. Muy individual pero tremendamente espectacular. Era tremendo ver a Willis y Wilkins jugando juntos, todo un espectáculo de mates, rectificados, tapones...babeando estoy!!! Cuando Reggie Theus y Moses Malone llegaron a Atlanta se acabó la magia y se rompió un equipo que aspiraba a finales de conferencia.

costalgaraldals dijo...

Siempre recordearé como saltaba del sofá, al ver las jugadas de Nique. Era todo un clásico en los programas de "Cerca de la Estrellas". Uno de los jugadores más espectaculares de la historia. El primer idolo de muchos crios, antes que Air, Bird o Magic. Lastima, como dice el General, de topar con unas franquicias tan "pesadas" en el Este.

costalgaraldals dijo...

Haré un cpoiar y pegar:
Puedo afirmar que si hay algun jugador "culpable" de que me guste este deporte, sin duda alguna es Dominique Wilkins. Fué el primero que me arrancó un "Dios Mio", me quedaba embobado delante del televisor viendo a esta béstia, sus vuelos eran estratosféricos y los acababa estampando el balón en el aro con una fuerza descomunal. Todos estaremos de acuerdo en que siempre se le criticó por "chupón", que no defendia, solo se precupaba de anotar... cierto, tendremos más o menos razón. Pero "Nique" hacia lo que sabia, dar espectáculo a raudales, destrozar las defensas rivales con su poderio anotador.
Pedir disculpas a mi Padre quiero, ya que el pobre no tenia más remedio que aguantar una y otra vez, los resúmenes de "Cerca de las estrellas" que repetia todos los dias a la hora de comer.
Esta mi opinion del dia 24/12/08 en nuestro blog.

Pirrimarzon dijo...

No es lo mismo ver el baloncesto con la edad de uno que en esa etapa de preadolescencia imberbe en la que se empiezan a descubrir tantas cosas... entre ellas el baloncesto NBA. A mí Wilkins me pilló en esa época, y es uno de los causantes de que me enganchara.

Costal, pongo tu link ahora mismo, que no lo tenía localizado.

Saludos!!

PD: El mítico mate sobre Lanier después del movimiento rapidísimo en la línea de fondo me sigue pareciendo de una belleza extrema.

Cross dijo...

Uno de los jugadores que mas respeto merece...
Ha ganado a Jordan a algo(un concurso de mates)y estuvo mas de 10 años en Atlanta,tirando de un equipo que no pasaba de finales de conferencia...La pena es que no consiguiese el anillo.

J-Bo dijo...

Nique fue un talento especial e irrepetible.

Creo que cuando jugaba todavía en la universidad hizo un mate que hizo rugir el pabellón entero durante 1 o 2 minutos. Ya con el balón en el otro lado de la cancha los aficionados seguían enloquecidos.

The Virus dijo...

Pon el vídeo del mate que se marcó no hace más de 6 meses con 49 tacos.

Mate a dos manos jejej impresionante Wilkins.

The Virus dijo...

VaLEE, FUE A UNA MANO jejej pero en vertical jaja y con 49 tacos y sobrepeso, tremendo!!

http://www.youtube.com/watch?v=a4qwPQJpv7g

Pirrimarzon dijo...

Cuando he estado escribiendo el artículo, he realizado el "sacrificio" de ver un montón de vídeos de highlights de Nique. Estuve dudando entre varios, y al final tuve que omitir uno en el que salían muchos mates suyos en la época de universidad. Ahora lo busco y pongo el link por aquí, porque si incrusto el vídeo en el post, os tarda más en cargar y es una paliza.

Ah, TheVirus, es que hace dos mates en ese vídeo, el primero a una mano y el segundo (min 3:00 aprox) a dos. Échale un vistazo.

Pirrimarzon dijo...

Este es:
http://www.youtube.com/watch?v=l4NWSQReMFQ

Y este otro no está nada mal:
http://www.youtube.com/watch?v=tKTp51ZXVnM

Que aproveche!

Iron Fist dijo...

Que potencia! Que salto! que espectaculo! que jugador!