Por circunstancias personales, me mantendré desconectado del blog durante un tiempo. Espero volver lo antes posible.

Gracias por vuestra comprensión y un saludo a todos.

martes, 27 de enero de 2009

Encomendados a Milisavljevic


El que no se consuela es porque no quiere. La última victoria - y casi la primera - del Cajasol esta temporada abrió una puerta - para algunos - a la esperanza de la salvación. El juego del Cajasol no fue radicalmente opuesto al desplegado hasta la fecha, pero eso sí, una victoria es una victoria, y encima frente a un rival directo, salvando las enormes distancias.

El partido fue categóricamente malo. Si yo fuera extranjero y llegara a España sin tener ni idea de la ACB, por supuesto aseguraría cualquiera de estas dos cosas: o bien que estos equipos no tiene nivel ACB, o bien que menudo nivel tan bajo tiene la liga española en este momento. ¿Reproche? Sí, y además compartido, sopesando las corrientes pesimistas que se oyen y leen por ahí. ¿Motivos para la esperanza? También, porque dentro de poco llega la Copa del Rey, con el consiguiente alegato a la pasión y a la emoción.

De todas formas, ganar partidos mejora el juego - intuyo, ergo espero - y sólo dos partidos separan al Cajasol del último equipo en puestos de salvación, el ViveMenorca. Como peor no se podía jugar, y como los fiascos deportivos de Bennett, Edney, Collins, y sobre todo Humet, quieren pasar a mejor vida - eso espera Pedro Martínez - todavía atisbo resquicio de vida en esta plantilla.

Atisbo que ha llegado con Branko Milisavljevic, panacea de todos los males cajistas - nótese la ironía - que ha aterrizado con buen pie en Sevilla. El primer partido no, pero el segundo se destapó como lo que es, un base chupón pero que no teme las responsabilidades. Suya fue la bola en los últimos momentos del partido, en los que se partía el bacalao, y no le tembló la mano para anotar tiros libres, subir el balón sin riesgos y hacer que sus compañeros le buscaran como referencia de remanso de paz y tranquilidad. Por favor, que no se contagie del pesimismo.

Vale, y sin que sirva de precedente, al fin un partido decente de Andrés Miso. El cupo de nacionales tiene tantas cosas buenas como malas, pero si sirve para que Miso se parezca al de su año en Fuenlabrada, olé por Llorente (ya sé que me llevaré palos por esto).

6 comentarios:

BigBen dijo...

Este tio es lo que tiene. Yo le habia visto jugar antes de que llegara a Cajasol, y asi aparentemente, no parece un base que marque diferencias, pero lo que no hace nunca es esconderse y no tirar.

jr dijo...

Desgraciadamente yo no veo luz al final del tunel. Creo que Murcia es el único rival con el que tienen que lucha. Tenéis mejor plantilla y mejor entrenador pero la moral por los suelos. A ver si sube con este triunfo.

Iron Fist dijo...

Hola, gricas por pasarte. En cuanto a tu pregunta, sobre cual sera el proximo rating, lo mas probable es que sea uno para medir las fuerzas de los equipos universitarios.

SALUDOS!

Pirrimarzon dijo...

La derrota de ayer no es un buen síntoma, aunque sea en el Eurochallenge de garrafón que nos quieren vender. Espero que el próximo día la cosa vaya mejor...

BigBen dijo...

Ya tienes respuesta a tus dudas en mi blog, jeje

dennis_mora91 dijo...

La verdad es que este año he ido dos veces a ver a Cajasol, el primer partido de liga contra Unicaja y contra el Tau, ambos perdidos por palizas y dando muy mala imagen.

Intentare conseguir entradas para ver el Madrid, ya que soy madridista en baloncesto y me temo cualquier cosa, caja gano en Madrid y no es descabellado que lo hagan otra vez aqui en Sevilla.