Por circunstancias personales, me mantendré desconectado del blog durante un tiempo. Espero volver lo antes posible.

Gracias por vuestra comprensión y un saludo a todos.

sábado, 10 de enero de 2009

Blazers, Miles y el Salary Cap


Hace unos meses se hablaba de unos Portland Trail Blazers como equipo bien organizado, con estructura conformada entorno a un núcleo de jóvenes talentos a los que, en poco tiempo, había que renovar sus contratos de novatos para engrosar la nómina de veterano pagados a su precio de mercado. Brandon Roy, Greg Oden, LaMarcus Aldridge... además de ser buenos jugadores, poseían el don del contrato novato, y esa fortuna para los Blazer era un arma de doble filo. Hoy es estupendo, pero mañana sería un quebradero de cabeza.

Me explico: a la hora de promocionar esos contratos, el valor económico sobre el salary cap de la franquicia se dispara notablemente, por lo que era más que probable que en esos procesos de renovación, al menos uno de los jugadores tuviera que ser traspasado para no sobrepasar el luxury tax (impuesto de lujo). Astutamente, Kevin Pritchard había conseguido deshacerse de varios contratos monstruosos que hipotecaban el futuro de los Blazers para hacer menos tortuoso el camino hacia un equipo bajo el límite salarial.

Uno de esos contratos era el de Darius Miles, que había sido cortado debido a su perpetua lesión de rodilla, con la esperanza de que ninguna otra franquicia se fijara en él cuando se hubiera recuperado para no tener que sumar con su contrato en el cap de los Blazers. Las cosas iban bien hasta que Darius fue tentado por la suerte este verano y probó con los Celtics. Obviamente, pertenecer a una plantilla ganadora como la de los Celtics no tiene precio - como dirían los de Mastercard - pero visto lo visto, los verdes no estuvieron por la labor de firmarle para toda la temporada y sólo jugó unos partidos de verano en los training camps. Más tarde llegó Memphis, que trató de tantear su estado físico y le firmó con un contrato temporal. Aunque llegó a jugar algún encuentro de forma testimonial, tampoco duró demasiado su singladura y fue cortado.

El problema llega cuando Portland se pone a valorar el peso de contrato de Miles en función a la normativa NBA. Obviamente, el alero no ha tenido continuidad en ninguno de los equipos que le firmaron este año, pero por resquicios legales, si juega dos o más partidos con cualquier franquicia, el contrato de Miles pasará a contar inmediatamente en el salary cap de los Blazers. ¿Por qué? Porque también están incluidos en el salary los partidos disputados durante los training camps, resquicio legal que se ha descubierto ahora.


Ante tal situación, el aparato mediático de Portland se ha puesto manos a la obra para que a ninguna otra franquicia se le ocurra firma a Darius hasta final de temporada. Está claro que están en su derecho de buscar el máximo beneficio como club, pero ¿a costa del trabajo de un jugador? A fin de cuentas, Darius Miles sólo busca una oportunidad como profesional del baloncesto que es. Me surgen dudas sobre la licitud de tal tarea. Incluso en la página oficial de la NBA, medio generalmente aséptico, se hacen eco la circunstancia.

Si los últimos rumores son ciertos, Memphis podría estar interesado en repescar a Darius Miles, y con ello, el gozo de Portland en un pozo. Lástima que el estado de euforia de Pritchard pueda tocar su fin.

Última hora: Según la publicación RealGM.com, Memphis ha hecho oídos sordos a la intimidación de la dirección de los Trail Blazers para evitar la firma de Miles y le han vuelto a contratar. Tanto la Asociación de Jugadores (NBPA) como la NBA están de acuerdo en la postura de Memphis y de Darius en cuanto a la libertad de contratación de jugadores, y reconocen que la provocación de Portland por la emisión a los 29 equipos restantes de sendos correos electrónicos intimidatorios supone una grave violación de las normas anticonflicto entre franquicias.

8 comentarios:

BigBen dijo...

si Portland no hubiera mandado la famosa carta, yo no le firmaria, pero ahora, si que lo haria.

de todas maneras, ellos pueden firmar a Miles y tenerlo en el banco hasta final de temporada, no?

Pirrimarzon dijo...

Para qué? Para que cuente en el cap??

BigBen dijo...

pero si no juega no cuenta, no?

Pirrimarzon dijo...

Siendo para el mismo equipo, supongo que sí, porque creo que tendrían la obligación de mantenerle el mismo contrato de antes. No se pueden tener dos contratos diferentes con el mismo equipo, no crees??

BigBen dijo...

pues si, de todas maneras los grizzlies le han firmado por 10 dias.

jr dijo...

Buen artículo en basketme...allí te he dejado mi opinión. Creo que el jugador está en todo su derecho. En el de jugar y en el de cobrar lo que le deben. Si fuera otro equipo no contaría, creo.

Pedro dijo...

No contaría si lo firmasen los Blazers, sólo si juega esos 2 partidos. ¿Pero firmaría el jugador por un equipo que lo tendría en el banco sin jugar? Porque hay que recordar que el jugador está cobrando su contrato.

El tema está no tanto en las renovaciones porque Miles ya habrá terminado contrato cuando lleguen sino en que si eso cuenta aparte de tener que abonar el contrato los Blazers y no el seguro médico superarían el luxury tax por lo que el tema es estrictamente económico.

Si juega 2 partidos mas al dueño de los Blazers le toca pagar 24 millones de dolares mas o menos, al equipo no le perjudica realmente pero ¿quién quiere pagar eso pudiendo no hacerlo?

Pirrimarzon dijo...

Pero si los Blazers ya están por encima del luxury. Mira:

http://hoopshype.com/salaries/portland.htm

Aunque le quites los 9 kilos de Miles, seguirían estando por encima. Lo que creo que es que si le hubieran firmado los Blazers, es como decir que ya no está lesionado para siempre Miles, que es lo que argumentaron en su día para no tener que pagar el luxury, así que no les conviene.

Saludos