Por circunstancias personales, me mantendré desconectado del blog durante un tiempo. Espero volver lo antes posible.

Gracias por vuestra comprensión y un saludo a todos.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Medio siglo de... Mark Aguirre


¡Vaya hombre! El narrador se debe estar equivocando. No para de nombrar a alguien llamado Awaya, y yo no veo a nadie con ese nombre. Eso sí, Aguirre se está poniendo las botas... ¡Qué manera de anotar!

Hoy cumple 50 años Mark Aguirre. Para los neófitos, aclarar que Aguirre - o "Awaya" para los que no dominábamos por aquel entonces el idioma de la Pérfida Albión - fue un alero estelar de la década de los 80 y principios de los 90, y ganador de dos anillos de campeón, ambos con los Detroit Pistons del desaparecido de Chuck Daly, los archiconocidos Bad Boys.


Los primeros pasos de Aguirre en el baloncesto fueron en el instituto George Westinghouse, hasta que dio el salto a la universidad de DePaul. Como Blue Demon se consagró como el mejor anotador de la historia de dicha universidad, y revolucionó inmediatamente a DePaul para auparles a su primera Final Four en la temporada 1979-80, donde fueron derrotados por Indiana State de un tal Larry Bird. Sus temporadas posteriores en la NCAA no fueron menos gloriosas, pero poco a poco se iba ganando una mala reputación por su juego egocéntrico y chuponcete, más digno de los estereotipos actuales que de la dignificación del baloncesto universitario por excelencia, y más en aquella época. No obstante, se alzó con el premio James Naismith y el trofeo Oscar Robertson al año siguiente, y dos años más tarde con el Jugador del Año de la NCAA, a pesar de actuaciones controvertidas en las eliminatorias de postemporada.


El año 1981 fue el de su llegada a la NBA. Destino Dallas Mavericks, una franquicia en vías de recuperación, pero que basaba su nuevo proyecto de reconstrucción alrededor de dos jóvenes seleccionados ese mismo año. El primero es el personaje que nos atañe (nº 1 del draft del 81), y el segundo Rolando Blackman (nº 9 del mismo draft). Las lesiones sólo dejaron a Aguirre disputar 51 partidos ese curso baloncestístico, pero se fue a los 18'7 puntos y 4'9 rebotes por partido.


Su primera clasificación para playoffs llegó en la 83-84, la mejor temporada estadística de Aguirre, promediando 29'5 puntos y 5'9 rebotes. En postemporada eliminaron a Seattle Sonics por 3-2, pero fueron barridos en la ronda siguiente por LA Lakers por 4-1. Sin embargo, la hegemonía de los Blazers y los Lakers aquellos años en la Conferencia Oeste mantuvo a Mark alejado de finales de conferencia hasta mucho tiempo después. Tuvieron que esperar hasta la llegada de otro grupo de jóvenes talentos como Detlef Schrempf y Derek Harper para mejorar su rendimiento en defensa y ser competitivos para llegar a las finales de conferencia. Este hecho ocurrió finalmente en la 87-88, aunque nuevamente Los Angeles Lakers de la era Showtime se cruzaron en su camino. 4-3 para los de Riley, que a posteriori se llevaron el título.


Con su traspaso a Detroit llegó el ansiado anillo, y por partida doble. El seno de los Bad Boys estaba formado, y faltaba el toque final que apuntalara una plantilla de excepción, basada en una agresividad defensiva inaudita. Los Isiah Thomas, Bill Laimbeer, Joe Dumars y compañía acababan de encontrar la solución a sus carencias de banquillo con un jugador que estaba acostumbrado a ser titular y marcar diferencias como Aguirre, y éste aceptó de buen grado. La conclusión, un back-to-back para el recuerdo, frente a Lakers y a Blazers, los dos grandes cocos de Aguirre en años anteriores con Dallas.


Posteriormente, los Pistons cayeron víctimas de los Bulls de Michael Jordan en las finales de conferencia, y de los Knicks de Pat Ewing al año siguiente en primera ronda, premonitorio de lo que más tarde les ocurriría. La no clasificación para playoffs en la 92-93 supuso el fin de un proyecto, y el despido de Aguirre de la afición de Detroit. Tras un fugaz paso por Los Angeles Clippers, donde jugó 39 partidos, Aguirre colgó las botas al finalizar la temporada 93-94.


Díscolo, regordete, particular, controvertido, genio, las señas de identidad de Mark Aguirre durante toda su carrera. Un tipo que sacó máximo partido de sus virtudes, a pesar de las limitaciones físicas de su propia corpulencia y su corta estatura para la posición de alero. Entre su palmarés destaca:


  • Máximo anotador de la historia de la Universidad de DePaul

  • Equipo Olímpico de Estados Unidos en los JJ.OO. Moscú 1980

  • Jugador del Año en la NCAA (1981)

  • Número 1 del draft de 1981

  • Segundo máximo anotador de la NBA Temporada 83-84

  • 3 veces All-Star de la NBA (1984, 1987, 1988)

  • 2 veces campeón de la NBA con Detroit Pistons (1989,1990)

  • Tercer máximo anotador en la historia de Dallas Mavericks (tras Dirk Nowitzki y Rolando Blackman)


Awaya en acción:


10 comentarios:

General Espartero dijo...

Acabas de hacer un post que para mí quisiera en Basket Retro.

Mark Aguirre era uno de esos cracks que en los 80 formaron la mejor generación de jugadores que se recuerda. Todos le recordamos posteando o acabando contrataques, pero Aguirre también tenía una mano privilegiada y un coco soberbio para esto. ¡Felicidades!

saludos!

Mo Sweat dijo...

Antes de nada, ¡¡felicidades Mark!!.

Gran post, Mark Aguirre era un fenómeno, un auténtico crack; no se porque en aquella época mi favorito era Rolando Blackman (pura seda), pero lo cierto es que Mark (como bien dices) era un tipo que sacaba partido de su talento de una forma excepcional, pese a sus limitaciones físicas.

Lo admiro, pese a que me jodió que los Pistons se deshacieran de Adrian Dantley para ficharlo. Él tuvo suerte, AD tuvo mala suerte.

Por cierto, pese a que se recuerda más la antigua amistad entre Magic y Isiah en los 80, Aguirre también formaba parte del coro, era tres grandes amigos.

Saludos.

Mr. Naismooth dijo...

Ver jugar a aquellos Mavericks era una delicia. Frescura y polivalencia en ataque y contundencia en la pintura. Un gran equipo. Para mi el mejor que se ha visto nunca en la corta historia de Dallas, por encima incluso del que jugó las finales.

El matiz de Mo Sweat es muy importante a la hora de hacer repaso a la carrera de Mark. El y Dantley eran dos jugadores muy muy similares. Estoy convencido de que los Pistons hubiesen destrozado igual a los Lakers con Dantley. Pero Aguirre era amigo de Thomas, y como se ha visto posteriormente, Isiah es uno de los personajes más oscuros que han pasado por la NBA.

Aun así, uno de los mejores aleros de los 80 y por ende de la historia. Fundamentos para aburrir y dominador de la pintura. Un toro.

Pirrimarzon dijo...

Me alegra que os haya gustado. No soy muy dado a escribir posts retros, pero creo que la ocasión lo merecía. En estos casos, tiro mucho más de enciclopedia que de memoria, porque de este última ando peor que el pez de Buscando a Nemo...

Hoy en día, no se me ocurren muchos aleros que jueguen con la misma versatilidad que los Aguirre o Dantley. Mucho mate, mucho tapón, pero ninguno con los fundamentos para llevar a su par al poste y desbordarle con engaños.

Como mucho, se me ocurre Pete Mickeal, salvando muchísimas distancias, podría tener cierta similitud con esa característica de Aguirre.

Saludos!

J-Bo dijo...

Este sí que tenía todas las características del jugón... de los que apenas se ven hoy en día.

Saludos!

Jorge dijo...

Otra pareja, Aguirre y Dantley que no suelen ser recordados por el gran público pero que son dos de los mejores de la historia, que vaya por dios, tampoco estuvieron entre los famosos 50 mejores. Otra injusticia.

Excelentes ejemplos de jugadores de corta estatura pero excepcionale en el poste bajo. Una delicia verles jugar.

Mo, a mi también me jodió el famoso traspaso que sólo fue debido a la famosa amistad, pues eran jugadores de muy similares características (quizás Aguirre tenía mejor mano desde fuera), y Dantley ya se había salido la temporada anterior con los Pistons y merecía el anillo. Que por cierto, creo recordar (si me equivoco que alguien me saque de mi error), que se le acabó dando una réplica no sé si por parte de los Pistons o por alguno de sus excompañeros.

Saludos.

costalgaraldals dijo...

como me gustaban aquellos Mavs ¡¡¡ vaya equipazo ensamblaron, perdieron una oportunidad de oro.
Felicidades Mark ¡¡¡ excelente post Pirri ... en estas fechas todos nos ponemos melancólicos de epocas pasadas ... ¿sera la crisis?
Saludos ¡¡¡

Pirrimarzon dijo...

Con Aguirre ya tendría más motivos para pensarme su inclusión entre los 50 de la historia, pero tuvo momentos en los que dominaba su posición con una exuberancia descomunal.

Mark Aguirre es el primero de una serie de jugadores de los que quiero hacer una retrospectiva, con el permiso del personal. Ya sé que es bastante duro estar a la altura de vosotros, pero trataré de currármelo.

No quiero adelantar nombres, pero la publicación de estos artículos tratará de coincidir con fechas señaladas.

Saludos y gracias por comentar!

NBA LAKERS dijo...

Lo que se puede conocer en blogs de buena calidad, que suerte ;) un gran jugador, al parecer...

Te invito a nuestro blog de los Lakers ;)

Un abrazo!

–NM–

costalgaraldals dijo...

estar a la altura ??? siempre lo estas, CRACK ¡¡¡