Por circunstancias personales, me mantendré desconectado del blog durante un tiempo. Espero volver lo antes posible.

Gracias por vuestra comprensión y un saludo a todos.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Bienvenido de nuevo, Jonathan Bender


Hablar de Jonathan Bender es hablar de uno de los mayores prospectos salidos desde el instituto en los últimos años cuya carrera profesional no ha podido estar más condicionada por la sempiterna lacra de las lesiones. Bender, un ala-pívot de cualidades físicas extraordinarias - 7 pies con las agilidad de un escolta - dominó a su antojo el baloncesto de High School en un época en la cual todavía no era tan frecuente la proliferación de semejante fisionomía de jugador. Tanto él como Lamar Odom estaban llamados a ser los especímenes que dominaran todas las facetas estadísticas del juego, especies de la evolución de sus mayores Kevin Garnett o Danny Manning.

Seleccionado por Toronto Raptors en el draft de 1999, fue traspasado inmediatamente a Indiana a cambio de Antonio Davis, tremendo bregador en defensa, que precisamente disfrutó de sus mejores momentos en liga en la franquicia canadiense - llegó a ser All Star en el 2001. Las expectativas más optimistas habrían colocado a Bender todavía más alto en el draft de no haber sido jugador de instituto. Todavía existía cierto reparo a tomar decisiones precipitadas respecto a jugadores tan jóvenes, totalmente justificadas como se demostró dos años más tarde con Kwame Brown, por ejemplo.

Desde su llegada a la NBA, Jonathan estuvo lastrado por las lesiones de rodilla. En sus dos primeros años sólo disputó 24 y 59 partidos respectivamente. El tercer año de Jonathan fue el más "sano" y su vez más productivo, alcanzando los 21 minutos por partido, para disputar 78 encuentros, 17 de ellos como titular. Sus estadísticas se incrementaban proporcionalmente al número de partidos y minutos, cuando parecía que sus problemas de rodilla habrían menguado para siempre. Sin embargo, la temporada siguiente y las sucesivas no logró mantener esa evolución en los dichosos cartílagos, y acabó retirándose en la 2005-06 tras disputar sólo 2 partidos con Indiana.

Desde entonces, su continua lucha a favor de una recuperación definitiva le han permitido soñar con su vuelta a la NBA, aunque sea por la puerta de atrás. Como él mismo afirma en declaraciones recientes, "no quería haber llegado a los 38 o 40 años pensando que lo debería haber intentado". Donny Walsh, el mismo que pujó por su selección en 1999, le ha dado la oportunidad que necesitaba. Esperemos que, por lo menos, esta decisión le haga estar más realizado consigo mismo. Wellcome back, Jonathan!

12 comentarios:

Mr. Naismooth dijo...

Sorpresa total. Ignoro si las autenticas razones de Bender para volver son las referentes a la superación personal que el argumenta u otras de indole más "material".

Bender es un jugador joven, con estatura y calidad suficientes para jugar a esto 6 o 7 años tranquilamente, superados sus problemas físicos. Quizá esta version 2.0 del chico sea la adecuada, lejos de la presión mediática de ser un top 5 del draft que milita en un equipo aspirante a ganarlo todo.

Jonathan Bender llegó a la liga más verde que Bruce Banner mosqueado y nunca pudo establecerse de ningun modo. Débil,muy delgado y con lagunas enormes en la comprensión del juego, en muy contadas ocasiones vimos qué podia hacer.

Tirador excelso (supongo que a dia de hoy aun será mejor en este apartado)rápido y agil, con una envergadura espectacular, creo que puede ser una suerte de Rashard Lewis más polivalente si le salen bien las cosas. Con su edad está a tiempo de todo.

Un juguete roto que han decidido reparar y re-utilizar. Ni la crisis ni la navidad pasan desapercibidas a la NBA. Y yo que me alegro.

BigBen dijo...

Me alegro que quiera volver, y sobre todo que tenga esas ganas de volver a pisar un parquet.

Pirrimarzon dijo...

No creo que Walsh espere que sea la auténtica revolución para su equipo, ni la panacea para los males de los Knicks, pero si consigue establecerse en la rotación esta temporada, posiblemente tengan en cuenta ciertas renovaciones y traspasos a la vista, con el punto de mira en el verano del 2010.

Bender tenía, como bien dices, fama de enorme tirador, y además sus cualidades atléticas eran extraordinarias. Si aún dispone de un 70% de las mismas, estamos hablando de un jugador muy aprovechable.

Saludos

R1Molano dijo...

Suerte... pero dificil lo tiene

General Espartero dijo...

Una vuelta como la suya ca a ser muy complicada. Que se contente con entrar en la rotación, para él sería todo un éxito. La situación actual de los Knicks le beneficia e igual de cara al año que viene la cosa cambia y puede aportar normalmente como 7mo-8vo hombre pero lo va a tener muy difícil.

saludos!

J-Bo dijo...

Era un 7 pies... que jugaba de escolta...
con eso ya está todo dicho del potencial de este jugador.

Soy, a priori, excéptico con respecto al estado de forma de Bender en la actualidad, y sin haberlo visto jugar, tiene muchas, y lo recalco, muchas cosas que demostrar... ojalá me equivoque...

costalgaraldals dijo...

Seguro que obtendrá su recompensa, esforzarse es querer ... y este tipo todavia tiene hambre.
Cualidades tiene, de sobra.

Mo Sweat dijo...

Pienso que se merecería un pedacito de gloria, me entristece que un tipo con tanto futuro termine así... ojalá tenga suerte.

Saludos.

dennis_mora91 dijo...

Daimiel es de la opinion que su vuelta se debe a los material jejeje

La verdad es que la apuesta de Indiana en su dia fue grande y les salio rana. Esperemos que tenga al menos la oportunidad de jugar, que estando en Knicks con el sistema de D´Antoni es dificil.

jr dijo...

Yo supongo que veremos una versión menos física y más técnica siempre y cuando las lesiones lo permitan y el entrenador lo considere oportuno. Dicen que el run & gun le beneficia pero no se si su salud aguantaría tanto correcalle.

Pirrimarzon dijo...

Lo que yo he leido a Daimiel no es precisamente para echar tierra encima al fichaje de Bender. Primero, porque no creo que su sueldo sea excesivo, y segundo, porque por lo visto a Bender no le hace falta dinero porque se ha convertido en un hombre de negocios en New Orleans de prestigio. Vamos, supongo que esas palabras no han llevado un doble sentido, no me parece pues.

Y otra cosa, Bender puede quitarle perfectamente minutos a un tío sobrevaloradísimo como Jared Jeffries, un jugador que deambula sin saber exactamente a que juega, donde juega y cuales son sus virtudes. Yo por lo menos no se las veo.

Saludos

dennis_mora91 dijo...

Entonces entendi mal a Daimiel