Por circunstancias personales, me mantendré desconectado del blog durante un tiempo. Espero volver lo antes posible.

Gracias por vuestra comprensión y un saludo a todos.

miércoles, 29 de abril de 2009

Disección de una ley injusta


Necesito que alguien me explique varias cosas. La famosa ley que impide a una franquicia NBA pagar más de 500.000 dólares por la cláusula de rescisión de un jugador internacional, ¿quién la aceptó? ¿fue acordada en consenso con las autoridades europeas? ¿es revisable? ¿se puede abolir? ¿en virtud de qué convenio está obligada la FIBA a acatar acuerdos internos de una asociación sobre la que no tiene jurisprudencia?

Sin el ánimo de resultar pesado con estos temas, tengo la impresión de que desde Europa se hace poco o nada para cambiar la tendencia duradera de la migración de jugadores jóvenes hacia la NBA. El inminente caso de Ricky Rubio añade un caso más a la larga lista de vuelos precoces, y no parece el asunto tener visos de cambio. Me niego a pensar que las numerosas quejas de los presidentes y entrenadores de turno tengan un sustento virtual y que caigan en el saco roto de los directivos de la FIBA.

Señores Bertomeu y compañía (o personas responsables del asunto, en su lugar):

La liberalización del mercado económico incluye a deportistas, y por ende, a jugadores de baloncesto a ambos lados del Atlántico. La imposición de esa condición de pago máximo por cláusula supone agravio comparativo respecto del resto de países, y además, una situación de desigualdad laboral y de crecimiento socioeconómico de las instituciones, ya sean deportivas (clubes) o de relación directa (patrocinadores, bancos de créditos, fabricantes deportivos...).

Me explico: si por un jugador por el que merece que se paga una cantidad de dimero superior a la que está dispuesta a pagar la NBA, se deja de pagar la diferencia entre ambas cantidades, se está dejando de ingresar una cantidad de dinero necesaria para el crecimiento deportivo, social y económico de la entidad. A mayores beneficios, mayores presupuestos, mejores condiciones deportivas, mayor acogida social y mayor reconocimiento económico. Simple negocio del pez que se muerde la cola. Si no entienden esto, o si no son capaces de subsanarlo, ¿a quién están ayudando realmente? La pelota siempre estuvo en su tejado, que les quede claro.

Algunos de vosotros, lectores, bloggeros, aficionados, expertos,... ¿habeis pensado en determinada ocasión qué ocurriría si la dirección de la Premier League inglesa acordara imponer una condición de pago máximo por cláusula de rescisión sobre jugadores de cualquier parte del mundo?

4 comentarios:

BigBen dijo...

Otra cosa de esas que no se entienden en el oscuro mundo de la FIBA.
No se, no me parece mal que los clubes tengan que pagar algo por la llamada "etapa de formacion", pero tampoco me termina de convencer el asunto.

dennis_mora91 dijo...

La verdad es que soy seguidor aférrimo del modelo NBA, me gusta, no se gastan ni un duro en jugadores de otros equipos, mantienen los contratos que firman en su dia, nada de resciciones salvo caso muy puntuales y encima eligen a jovenes del todo el mundo para poder seguir mejorando.

Pienso que la FIBA anda a años luz de lo que es la NBA, tanto como modelo deportivo, como económico.

Dicho esto, ni idea de porqué es esto que comentas asi :D

Pirrimarzon dijo...

La NBA tendrá sus cosas buenas y sus cosas malas. Y en lo que se refiere a la relación con el resto de ligas, existe un claro perjuicio. La responsabilidad de ello es de quien depende la ley, porque el que hace la ley hace la trampa.

Saudos

Juan Carlos García Gómez dijo...

A ver, creo que los equipos FIBA se hacen los locos por una cuestión muy clara. La norma dice que los equipos NBA no pueden pagar más de esa cantidad ELLOS, no quiere decir que a la NBA haya que bajarle las cláusulas. En principio si la claúsula es mayor de 500.000 no hay nada que hacer ¿no?. Pues no. Eso quiere decir que si el jugador tiene interés en irse tiene que pagar ÉL de su bolsillo la diferencia, con lo cual sigue pudiendo irse, pero al tener que poner él de su bolsillo la diferencia es una desincentivación muy grande y el jugador tiende a quedarse en su equipo hasta terminar el contrato, o al menos un año más en espera de una oferta aún mejor con la que poder pagar la claúsula. ¿Se entiende ahora porque los equipos FIBA se hacen los locos?.