Por circunstancias personales, me mantendré desconectado del blog durante un tiempo. Espero volver lo antes posible.

Gracias por vuestra comprensión y un saludo a todos.

lunes, 16 de marzo de 2009

Paso a paso, Cajasol


Para ser sinceros, el pesimismo me inundaba el pensamiento cuando trataba de interpretar el futuro del Cajasol en ACB hace unas cuantas jornadas. Las derrotas caían una tras otra, sin apenas atisbo de mejora en cada una, con la sensación de que este año sí, tocaba sufrir desgraciadamente el fantasma del descenso de categoría. La situación se tornaba insostenible en San Pablo cuando, además de las lógicas derrotas frente a equipos teóricamente superiores, idénticos resultados se repetían con los clubes que participaban en la liga del Cajasol.

El panorama deportivo se juntaba con el vacío de poder desde la cúpula sevillana, cuya respuesta se resumía únicamente en el tránsito continuo de jugadores de dudoso talento. Cuanto tienes detrás a una importante institución bancaria que aporta financiación suficiente para costearse a una de las plantillas más caras de la ACB exceptuando a los 4 grandes (5 si metemos al Joventut), y sobre todo, cuando todo ese caudal monetario cae en manos de personas que tienen por oficio inflacionar el mercado, la solución obliga a acometer fichajes de bronce a precio de oro. Obviamente, no estoy diciendo que todos y cada uno de los jugadores llegados este año sean malas inversiones, pero existe un trasfondo extradeportivo que impide que los profesionales no puedan llevar a cabo una implantación adecuada al sistema deportivo del Cajasol. Es decir, parafraseando al técnico del Liverpool Rafa Benítez, si le pides al directivo de turno una lámpara, que no te traiga un sofá. Y viceversa.

Hablando también de estos continuos fichajes, y llegados al punto de sondear a tientas cada uno de los países europeos, el actual técnico cajista Pedro Martínez, parece haber encontrar a dos soluciones aceptables para avanzar en la dura tarea de sacar al Caja del descenso. De Branko Milisavljevic comenté hace bien poco, y ahora le tocaba a Clay Tucker. Reconozco no haber visto lo suficiente a este americano en su etapa anterior al Cajasol, pero por lo ofrecido hasta ahora, tengo la sensación de que era una pieza de la que adolecía la plantilla sevillana. Alero anotador, con gran acierto ofensivo, de más envergadura y potencia que Tyronn Ellis o Andrés Miso, y que puede compenetrarse con solvencia con Michal Ignerski.

Lleva 3 partidos con el Caja y supera en promedio de puntos y valoración a cualquier otro compañero de equipo. No son suficientes, porque el Caja sigue ahí abajo, pero la puerta para escapar de la cueva de la LEB están más cerca. El lema tan famoso que instauró Joaquín Caparrós en el Sevilla de "paso a paso" está más vigente que nunca. Esta temporada sólo se contempla la salvación como alternativa a la no-desaparición, y a partir del año que viene ya veremos. Ya veremos, porque no estoy ni mucho menos convencido de que la apuesta de la entidad bancaria soporte un annus horribilis como éste otra vez. Si le sumamos el tema de la crisis, ya ni te cuento.

Eso sí, por primera vez desde no me acuerdo cuando, el Cajasol pone un pie en un escalón superior, aunque comparte el número de victorias con el último clasificado, que tiene un partido más. ¿Las buenas noticias? Ese partido menos, y que la próxima jornada se disputa frente a un rival directo, el CB Murcia. Y por qué no decirlo, una relevante tendecia positiva.

En fin, vamos a salvarnos primero, paso a paso, y vamos a olvidarnos del cuento de la lechera.

10 comentarios:

costalgaraldals dijo...

Paso a paso, como tú bien dices seguro que saldréis.

dennis_mora91 dijo...

A ver que pasa, pero parece que la dinamica con el nuevo entrenador ha cambiado, el siguiente partido es de vital importancia y se deben dejar la piel en el parket

BigBen dijo...

Muchas de las posibilidades del equipo pasaran por vencer a CB Murcia, asi que ya sabeis.

Juanejo dijo...

unos para arriba, el estu para abajo...y el fin de semana viajecito a menorca en uno de esos partidos que valen por dos.

Pirrimarzon dijo...

Con los máximos respetos hacia el resto de equipos que ocupan la zona baja de la tabla, el Estu y el Cajasol son clubes demasiado históricos, en el buen sentido, como para abandonar la ACB. Sería como enterrar el baloncesto en Sevilla para mucho tiempo, porque me temo que si se diera el caso, Cajasol retiraría el patrocinio y eso significaría la desaparición del club.

A ver como salimos de ésta...

Saludos

BigBen dijo...

Si es que te gusta sufrir: Cajasol, Sacramento...no seras del Atletico? jeje.

Pirrimarzon dijo...

Teniendo en cuenta la edad que tengo, debo reconocer que el equipo que enganchaba a los jóvenes era el de la quinta del buitre, y yo era uno de ellos. Eso sí, si el Madrid pierde no me quedo sin cenar... Eso sí, viviendo en Sevilla tengo cierto apego al club del Pizjuán. Pero tranquilos, nada enfermizo. Prefiero la bola naranja.

Saludos

J. Mercadal dijo...

Esta recuperación del Cajasol supone, sin dudas, muy malas noticias para "mi" CAI. La salvación va a estar muy cara, vaya final de temporada que nos espera.

De momento me gusta como se ha movido Cajasol en el mercado. Generar una tendencia positiva de resultados es tan dificl como importante. En Zaragoza con la llegada de Woods parece que se ha reaccionado un poco y Murcia también lo ha conseguido. Ahora el más debil debe ser Menorca.

Pirrimarzon dijo...

Claro, pero descienden 2, porque al final el Obradoiro ha encontrado financiación para ocupar su plaza ACB. ¿Vivemenorca y quién más? (Ojo, no quiero descender al Menorca antes de tiempo, pero tampoco quiero que baje el Caja...)

Saludos

J. Mercadal dijo...

Yo lo del Obradoiro no lo tengotan claro, pero tienes razón que es mejor contar por si acaso con dos plazas de descenso. La cosa está muy complicada y yo como tú sólo quiero que se salve el CAI (bueno y el Estu).

Esta jornada vamos a Granada y de ganar (que no creo) les meteríamos a ellos en la lucha. Que un equipo que ha estado bien toda la temporada se hundiera en este tramo final nos vendría de perlas.