Por circunstancias personales, me mantendré desconectado del blog durante un tiempo. Espero volver lo antes posible.

Gracias por vuestra comprensión y un saludo a todos.

domingo, 12 de julio de 2009

¿Seguro que ha compensado, Maceo?


Maceo Baston fue una estrella en Europa. No seré yo quien decida la manera de llevar su carrera deportiva, pero resulta cuanto menos sospechosa la forma que ha tenido de desaparecer del epicentro de la foto europea para vivir per secula seculorum bajo el roll de jugador de fondo de banquillo. A lo mejor le es rentable, ¿quién sabe? Cuando un jugador tiene limitaciones técnicas y físicas que le impiden rendir al 100% de sus posibilidades, dispone de motivos suficientes para ser exculpado del delito de no mostrar al resto del mundo el baloncesto que atesora.

Recuerdo hace unos años, cuando Maccabi dominaba la Euroliga con la pareja interior Baston-Vujcic, y el americano era objeto de deseo del resto de grandes. De hecho, durante su etapa en Badalona, Maceo mostró armas suficientes como para atraer a ojeadores de la NBA y ganarse un primer contrato en los Raptors de Toronto. El proyecto canadiense surgió como surgen muchas de las contrataciones desde aquel lado del Atlántico: casi de casualidad. De acuerdo, se habían fijado en él, y eso era un buen síntoma, pero es notable la habilidad que tienen desde la liga americana en utilizar a buenos jugadores como calentadores de banquillos. Eso es lo que terminó haciendo Maceo en Toronto. No me creo que el ex-Wolverine tuviese en mente una carrera NBA tan poco provechosa como la que tuvo hasta entonces.

Sin embargo, desde Europa todavía se recordaban sus tremendas facultades atléticas y su capacidad de intimidación, por lo que no tardó en encontrar acomodo en Tel-Aviv. Los años en los que el cuarteto formado por Jasikevicius-Vujcic-Baston-Parker tendrán un hueco de gratitud eterna desde la grada macabea.

Dicen que segundas partes no son buenas. Al terminar la campaña 2005-06, Baston recibe jugosas ofertas desde los máximos candidatos de la Euroliga, pero su afán por labrarse un nombre en la liga de David Stern tiran más que dos carretas. Indiana además había apostado por una renovación, con jóvenes talentos y con una dirección de juego asignada a su ex-compañero en Maccabi Saras Jasikevicius. Razón de peso. Juntos podían reeditadar el estilo alegre de años anteriores, sus picks and roll y sus alley-hoops de milimétrica precisión. Todo teoría. Nada de eso salió bien. Saras no jugaba y fue traspasado a Golden State. Maceo era el jugador número 15 del equipo, el tapado, el que no se veía afectado nunca por las decisiones del entrenador porque nunca jugaba. Y si lo hacía, era por deméritos de sus compañeros. Jamás tuvo, ni aspiraba a tener, la relevancia en el juego colectivo que tuvo en sus años en el Maccabi o en Badalona.

Su balance en la NBA: 105 partidos, 2.7 puntos por partido, 7.9 minutos por encuentro. Y sobre todo, la sensación de que sus mejores años se han disipado a la vez que lo hacían sus suspiros en el banquillo.

Ahora Maceo Baston es agente libre, tiene 33 años y muchas menos novias en Europa. Ya es demasiado "veterano" para conformar un proyecto a su alrededor, y sobre todo, tengo serias dudas de que sus virtudes de antaño se hayan conservado hasta la fecha. Y tal vez nunca lo sepamos. Por el bien del baloncesto como garante de espectáculo y diversión en la cancha, me gustaría volver a verle en ACB.

19 comentarios:

BigBen dijo...

Cuanta razon hay en esto.

Lo que le ha pasado a Baston quizas sea una de las "sospechas" por las cuales muchos jugadores europeos, o de europa, cercanos a los 30 pasen de irse a la NBA. Por ejemplo, un tal David Andersen o Siskauskas...no creo que por calidad tuvieran problemas para jugar alli, pero ya sabemos todos como son los americanos...

Sanse #15 dijo...

yo tbn estoy de acuerdo y me da pena porq muxos de estos jugadores cortan su progresion, o como en este caso, supone un borron en una brillante trayectoria. a mi me parece bn q kieran dar el salto a la nba pero tbn hay q saber darse cuenta cuando las cosas no salen como uno keria y volverse a tiempo.

Mr. Naismooth dijo...

Para mi tambien seria un placer que Baston volviese a jugar en Europa, y si es en España, mucho mejor.

Pero lo que hemos de tener en cuenta en su caso, es que para Maceo volver a casa es volver a USA. Baston en college no pasaba de ser un "dunker" y como tantos otros se labró un curriculum profesional en Europa lo que le sirvió para que la NBA se fijase en él. Mismo camino va a seguir Haislip.

Estar lejos de su tierra para algunos se hace muy duro. Ya entramos en el terreno humano, dejando a un lado el deportivo.

Maceo ganó dos Euroligas y el suficiente dinero como para asegurar un futuro para él y para su familia. Y podrá contar a sus hijos que jugó en la NBA (cosa que nunca logró, por ejemplo, el inolvidable David Rusell) y tuvo de compañero, entre otros, a Vince Carter. Estoy casí seguro que esas historias les interesaran más que las de la Mano de Elias.

De todos modos creo que Maceo aun puede ser un interesantísmo fichaje para más de un club de la ACB. Aunque es posible que ya haya dado por zanjada esa etapa de su carrera.

General Espartero dijo...

Hay jugadores que crecen en Europa y en ese hábitat consiguen alcanzar nivel NBA. Eso no quiere decir que si vuelven a la NBA conserven ese 'momentum', quiere decir que el jugador a adaptado (muchas veces optimizado) sus cualidades encajando a lo que se pide aquí. Viceversa también pasa, hay grandes jugadores NBA que en Europa han sido sonoros fracasos.

A la gente no se le olvida jugar al basket de la noche a la mañana, es un conjunto de cosas las que sacan o no lo mejor de un jugador. Cuando un americano ha triunfado en Europa y le guiñan el ojo desde la NBA muy pocas veces valora ese conjunto de cosas que comentaba ignorando, sin saberlo, que con el cambio puede estar dejando atras el secreto de su éxito.

Un saludo!

Pirrimarzon dijo...

Quizá no me he explicado bien, pero nunca he dicho que me parezca mal que intenten esa "vuelta a casa" para demostrar su valía como jugadores profesionales. De hecho, me parece todo lo contrario: es un signo de ambición deportiva y carácter de superación.

Sin embargo, Baston (como otros tantos) ha estado allí durante 3 consecutivos sin apenas oportunidades, y sobre todo teniendo en cuenta que ese período debería haber sido el de mayor capacidad de rendimiento para un jugador americano. Él decidió apostar a grandes pero perdió la mano, y mucho me temo que pueda perder la partida (entiéndase la metáfora).

NBA LAKERS dijo...

Es interesante ese planteo que hiciste.

Mirá, según Kupchak --textual-- : "Powell (y también Mbenga) son de esos jugadores de la banca que son indispensables y que no tiene cualquier equipo. Son únicos y hacen que tengamos una banca muy profunda."

Nosé si eso contesta tu pregunta jeje..

Muy bueno el informe de hoy...

Saludos Pirrimarzon, gracias por comentar siempre...

NBA LAKERS

dennis_mora91 dijo...

Tanto como indispensables, son sustituibles por otros que cumplan con el mismo rol, de eso no tengo duda.

Baston ha pasado de tenerlo todo a pasar al olvido en el banquillo, aunque este año tuvo un par de semanas de importancia en Indiana, pero fue solo un espejismo, este tipo de jugadores que han vivido tanto en otro continente deben tener un gran apego a su pais para dejarlo todo de lado y querer vivir el sueño que siempre tuvieron de pequeño, jugar en la NBA.

Pirrimarzon dijo...

Imagino que todos los americanos que llegan a Europa para desarrollar su carrera profesional tienen cierta añoranza de su tierra, su familia y demás cosas. Pero estamos hablando precisamente de una carrera profesional, en la cual el reconocimiento personal no-correspondido desde la NBA debe alentar al jugador a tomar decisiones para cambiar de aires más fácilmente. Ocurre en otros deportes, no comprendo porqué no debería ocurrir en el baloncesto.

Saludos

jr dijo...

A mí me robó el corazón jugando para la Penya...De todas maneras no le podemos cuestionar su deseo de jugar allí. Es su país, su liga, al fin y al cabo...

J.J. Villaluenga dijo...

A mí también me enamoró aquí en España y en Europa. Se me ocurre una frase para resumir su caso:

"Sueña grande y podrás conseguir cosas grandes o cosas pequeñas. Sueña en pequeño y sólo conseguirás las pequeñas..."

Mo Sweat dijo...

Te entiendo perfectamente; Maceo es el claro ejemplo de jugador que aquí puede ser una estrella, pero que con sus habilidades hay cientos de jugadores allí que le pueden tapar el paso.

Para jugador de fondo de banquillo insustituible ¡¡Jack Haley!!, ja, ja, ja, ja, ja...

Saludos.

Pirrimarzon dijo...

O ML Carr, Mo, jeje

Mr. Naismooth dijo...

No metais a Carr en el mismo saco que el palote negado de Haley. M.L. era un reserva que aportaba cosas ademas de girar la toalla...Haley se limitaba a la parte de la toalla, y encima con mucha menos clase.

Pirrimarzon dijo...

Hombre Mr. Naismooth, tampoco he seguido la trayectoria de ML Carr de cabo a rabo, pero ML tenía fama precisamente de eso, de agitador de toallas, aunque por aquella época muchos agitadores tenían clase suficiente para triunfar en Europa.

Wayne Robinson dijo...

Hola: Es la primera vez que entro en tu blog, que veo frecuentan muchos de mis amiguetes. Me gusta mucho y basket aparte, me alegra enormemente que coincidamos en nuestros gustos musicales. Por un momento pensé que yo mismo había escrito los grupos favoritos que aparecen en tu perfil. Vivan los ochenta!!!. La época dorada del rock y del basket

drazgon dijo...

Él solito se lo ha buscado... aunque seguramente a él ya le esté bien sinó se hubiese vuelto a Europa hace tiempo.
Y eso que aquí quizá hubiese ganado más dinero.

Pirrimarzon dijo...

@Wayne: Bienvenido Wayne, ahora me paso por tu blog y te cuento.

@drazgon: De ahí viene la pregunta del título de la entrada. No sé hasta qué punto le ha merecido la pena chupar banquilla de manera tan descarada en la NBA en lugar de ser titular de un grande de Europa. Incluso económicamente, vamos.

Dr. Basket dijo...

Sí señor, yo estoy contigo. Hay muchos jugadores a los que no les ha compensado irse allí a perder los mejores años de su vida.

Tampoco creo que se trate de soñar grande o pequeño, sino de ver las realidades. Bodiroga y Papaloukas han sido maestros aquí. Allí, les habría costado horrores. Ambos tuvieron grandes actuaciones contra selecciones americanas, pero una cosa es eso, y otra 82 partidos.

Saludos.

Pirrimarzon dijo...

Fíjate, estos dos ejemplos son muy oportunos. Alguno de vosotros piensa que les habría compensado pasearse por los pabellones NBA sabiendo que ningún técnico les iba a asignar un rol de importancia como lo hacían aquí??

Saludos